1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Más de 80 muertos en Irak en brutal ataque contra mercado

Se trata de uno de los atentados más violentos de los últimos años. Varios edificios se derrumbaron tras la explosión de un camión bomba.

Al menos 80 personas murieron este viernes (17.07.2015) en Irak, luego de que la explosión de un camión bomba en un concurrido mercado de la ciudad de Khan Bani Saad, a unos 30 kilómetros al noreste de Bagdad, provocara el derrumbe de varios edificios, cuyos escombros aplastaron a decenas de personas que celebraban el final del mes de ayuno del Ramadán, según reportes médicos y policiales.

El Estado Islámico se atribuyó el ataque, informando mediante un comunicado que en la misión participó un terrorista suicida iraquí, que hizo estallar un vehículo cargado con tres toneladas de explosivos. El EI -que domina grandes partes del norte y el oeste del país- ha llevado a cabo ataques similares en la provincia de Diyala, donde se encuentra Khan Bani Saad. Multitudes enojadas reaccionaron a la explosión rompiendo las ventanas de los autos estacionados en la calle en medio del dolor y la ira.

“Algunas personas estaban usando cajas de vegetales para recoger partes de los cuerpos de los niños fallecidos”, dijo el mayor de la policía Ahmed al-Tamimi desde el lugar de la explosión, describiendo los daños en el mercado como “devastadores”. Un funcionario policial de Diyala dijo que las cuadrillas de rescate aún estaban recuperando cadáveres bajo los escombros y que la cifra de muertos puede seguir subiendo.

Tres días de luto

Decenas de locales comerciales se incendiaron tras la explosión, así como vehículos estacionados junto al mercado. El atentado se registró a pesar de las medidas de seguridad, que fueron reforzadas con motivo de la celebración del Aid al Fitr, con la que culmina el Ramadán. Las autoridades cifraron en 55 el número de heridos, muchos de los cuales se encuentran en estado de extrema gravedad.

El Gobierno provincial de Diyala declaró tres días de luto y ordenó el cierre de todos los lugares de esparcimiento durante la festividad para evitar más ataques, en jornadas que habitualmente las familias usan para salir de noche, comprar dulces y compartir. Desde el inicio de los combates entre las fuerzas gubernamentales iraquíes y EI en 2104 murieron más de 15.000 civiles y se registraron más de 30.000 heridos, según cifras de la ONU.

DZC (EFE, Reuters, dpa)