1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Salud

Más de 100.000 muertos al año por enfermedades olvidadas

Cada año mueren más de 100.000 personas en todo el mundo a causa de enfermedades olvidadas por la industria farmacéutica y la investigación médica.

default

Enfermedades que no existen en el mundo industrializado.

Casi todas las enfermedades olvidadas se concentran en los trópicos o subtrópicos o "en los hogares más pobres de este mundo" y el alarmante aumento de la población en las grandes ciudades de Latinoamérica, Asia y África no hace más que agravar el problema, indica el experto Thomas Schmidt, farmacéutico e investigador de plantas medicinales en la Universidad de Münster.

"La industria farmacéutica no tiene ningún incentivo económico porque esas enfermedades no suelen manifestarse en el mundo industrializado", dice.

El uso de sustancias naturales para el tratamiento de ese tipo de enfermedades es el tema en torno al cual gira el congreso que se celebra esta semana en la ciudad alemana de Münster. Por primera vez, Europa aborda la cuestión en un congreso especializado, en el que participan más de 30 expertos de seis países.

"En la opinión pública se escucha muy poco sobre ello. Todos conocen la diabetes, pero pregunten a la gente si sabe algo de la tripanosomiasis humana africana, de la leishmaniasis o la enfermedad de Chagas", subrayó Schmidt, también coordinador del congreso.

110.000 descuidos

En su opinión, lo peor de todo no es que los médicos sepan poco del tema, sino que "la industria farmacéutica se ocupe mucho menos de ellas que del resto de enfermedades". Según el experto sólo tres de las 13 enfermedades consideradas descuidadas u olvidadas, le cuestan la vida a unas 110.000 personas cada año.

Para tratarlas, los únicos medicamentos que existen prácticamente son los mismos que desarrollaron los colonizadores hace más de 100 años para sanar a su población. "Y esos medicamentos siguen siendo hoy en día los únicos eficaces".

Como ejemplo puso el "melarsoprol", la única medicina con la que puede tratarse la enfermedad del sueño. "El nombre contiene la palabra arsénico, una sustancia peligrosa", advirtió. "Los pacientes sufren fuertes dolores y el cinco por ciento de ellos fallece tras sufrir un auténtico martirio por los efectos secundarios".

Sin embargo, no tienen otra opción: "sin tratamiento, esa enfermedad lleva en un 100 por ciento de los casos a la muerte segura", recalcó.

Industria farmacéutica reacciona

Bauer in der Bretagne

Plantío de alcachofas en Francia.

Pese a las dificultades, el experto alemán está seguro de que existe una esperanza para quienes padecen alguna enfermedad olvidada. "Desde finales de los 90, la industria se ha vuelto algo más activa".

Así, el gigante alemán Bayer invierte con esos fines 25 millones de euros en dos proyectos, cada uno de ellos a cinco años. Mientras, Sanofi-Aventis y GlaxoSmithKline están empezando a negociar presupuestos.

"Son pasos muy valiosos en la dirección correcta. Pero creo que sería de gran ayuda que también los Estados participasen", continuó. En ese sentido, propuso la creación de redes de comunicación entre los investigadores de Brasil, Alemania, Suecia y Sudán.

En su opinión, la clave del congreso de Münster es demostrar al mundo que ese tipo de enfermedades no pueden ser sanadas sólo por sustancias sintéticas, sino también gracias a la medicina natural. "La penicilina es también una sustancia natural porque se crea a partir de una seta", recordó.

"Yo, personalmente, estoy a favor del empleo de las asteráceas o compuestas, como el girasol o la alcachofa, es mi familia preferida. En ellas ya hemos detectado muchas sustancias prometedoras", culminó.

Fuente: dpa

Editora: Claudia Herrera Pahl

DW recomienda