1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Los campeones mundiales

Más cerveza, menos baguette: Alemania vence 1-0 a Francia

Con un gol de Hummels en el minuto 13, los hombres de Joachim Löw pasaron a semifinales ante unos galos apagados.

No pareció un partido de cuartos de final el protagonizado por Alemania y Francia este viernes (04.07.2014) en el Estado Maracaná, en Brasil. Dos de las grandes potencias del fútbol actual, que llegaron a esta instancia tras sólidas campañas, parecían no estarse jugando el paso a la semifinal de la Copa del Mundo. Al menos Francia, que estuvo en desventaja casi todo el partido, lucía ajena a un resultado que la dejaba fuera del torneo.

El partido comenzó con ambos equipos tanteando el terreno, midiendo al rival. Sin embargo, al poco tiempo se vio un dominio alemán que no se tradujo precisamente en acciones de riesgo sobre el pórtico defendido por Hugo Lloris, sino más bien en posesión del balón, en manejo de los tiempos. Recién en el minuto 7, tras varios intentos poco profundos de Alemania, Francia llegó al área germana gracias a un disparo de Karim Benzema.

Fue una falta sobre Toni Kroos el origen del tanto que dejaría a Alemania en semifinales. El centro ejecutado tras ese foul se encontró con la cabeza de Mats Hummels, dejando el marcador 1-0 para unos alemanes que estaban dispuestos a buscar, superando con creces la presentación paupérrima que entregaron en octavos de final, cuando derrotaron apenas a una Argelia confiada como nunca consiguió estarlo esta vez una Francia tímida, pobre.

Los puños de Neuer, responsables del paso de Alemania a semifinales.

Los puños de Neuer, responsables del paso de Alemania a semifinales.

Manuel Neuer, héroe

Las llegadas profundas fueron pocas, pero llenas de peligro. Miroslav Klose, que esta vez ingresó desde el minuto 1 buscando romper el récord de goles marcados en un Mundial, cayó dentro del área sin que el árbitro marcara penal en el minuto 23. En el 33, Francia atacó permitiendo el primer lucimiento de Manuel Neuer, quien a la postre se convertiría en el héroe de su equipo por segundo partido consecutivo.

¿Por qué? Porque en el minuto 60 ahogó el grito de gol de Raphaël Varane al tapar un cabezazo bien ubicado. Y porque cuando el partido ya expiraba, se lució todavía un par de veces, especialmente en el minuto 93, cuando Karim Benzema entró hasta los límites del área chica y puso a prueba los puños de Neuer, que salvaron a Alemania de un empate que habría forzado el alargue y luego, pues quién sabe.

Volvamos atrás, cuando André Schürrle reemplazó a Miroslav Klose y Alemania ganó en velocidad, en el minuto 69. En sus pies hubo dos grandes ocasiones de ampliar las diferencias, pero el delantero del Chelsea falló en la puntada final. Francia estaba entregada en defensa, buscando con desesperación el gol que igualara el marcador, aunque sin pasión, sin convicción, casi por compromiso. Al final, por lo visto en la cancha, un resultado justo en un deporte que, ya lo sabemos, no siempre actúa con justicia.

Diego Zúñiga

DW recomienda