1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Futbol Internacional

Luto y consternación en el fútbol español

Un aficionado del Deportivo de la Coruña murió el domingo tras una pelea con aficionados radicales del Atlético de Madrid. Hay 21 detenidos de distintos grupos radicales a la espera de pasar a disposición judicial.

El mundo del fútbol está de luto tras la muerte del aficionado del Deportivo de la Coruña, Francisco Romero Taboada (43 años), durante la pelea entre hinchas radicales previa al partido del domingo que enfrentó al Deportivo y al Atlético de Madrid en la capital de España.

"Existe la determinación de expulsar a los grupos ultra del fútbol y su entorno. Nos comprometemos a ello y vamos a darnos un plazo para acabar con ellos. Elaboraremos un listado de grupos ultras para expulsarlos del fútbol", aseguró Miguel Cardenal, presidente del Consejo Superior de Deportes español, CSD, durante la rueda de prensa ofrecida junto al secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, tras la reunión urgente de la Comisión Antiviolencia.

A las nueve de la mañana del domingo saltó la alarma en las inmediaciones del estadio Vicente Calderón de Madrid. La llegada de varios autobuses de aficionados del Deportivo provocó el inicio de una multitudinaria pelea en la que participaron cerca de 200 personas, la mayoría hinchas pertenecientes a los grupos radicales Riazor Blues y Frente Atlético. La reyerta tuvo consecuencias trágicas: un fallecido, once heridos - tres por arma blanca, tres con heridas inciso-contusas en el cráneo, uno con trauma facial y tres más con contusiones leves- y un agente de la Policía Nacional herido leve.

Pocos minutos después de la pelea, fuentes policiales anunciaron la detención de 21 personas relacionadas con los grupos ultras de ambos equipos, y con radicales de los Bukaneros –Rayo Vallecano-, los Ultra Boys –Sporting de Gijón- y los Alkor Hooligans –Alcorcón-.

Nueva víctima mortal

La muerte de Romero Taboada se suma a otras ocho registradas en España desde la década de 1980, como consecuencia de la violencia relacionada con el mundo del fútbol.

Además, otras dos personas murieron en estadios españoles a consecuencia de las heridas provocadas por el lanzamiento de bengalas. Si bien el fútbol español no se caracteriza por la violencia en los terrenos de juego, numerosos equipos llevan muchos años aplicando medidas de tolerancia cero con aficionados de carácter radical. En el caso del Real Madrid y el FC Barcelona, los grupos ultras tienen prohibida la entrada al Bernabéu y al Camp Nou desde que fueron vetados por los presidentes Florentino Pérez y Joan Laporta (2003-2010).