Lunes negro en los mercados bursátiles | Economía | DW | 06.10.2008
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Lunes negro en los mercados bursátiles

Ventas de pánico de inversionistas provocaron este lunes gravísimas pérdidas en todas las bolsas del mundo en medio de un ambiente de desconfianza y temores por una recesión mundial. No se le ve fin a la crisis.

default

Un corredor británico reacciona con estupor al observar la caída del mercado.


En Europa la más afectada fue la bolsa de París, el CAC 40, que registró un desplome del 9,04%. El índice de Londres, el FTSE 100, se hundió en un 7,85 por ciento. La bolsa de Milán bajaba en más de un 8%. Los corredores comentaban que hubo ventas de pánico por parte de inversionistas que desconfían que el paquete de rescate de Estados Unidos y las reacciones aisladas de algunos gobiernos europeos logren frenar la crisis. El índice alemán DAX cayó en un 7,07%. También en España se registraron pérdidas de alrededor de un 6%.

En el centro financiero de Londres un corredor tomaba el asunto con humor al decir que antes se experimentaba un lunes negro cada década, “ahora pasan con la misma frecuencia que los autobuses de Londres”, dijo. Sucesivas jornadas a la baja han provocado una ola de temor y desconfianza que nadie puede predecir cuando y cómo acabará.

El sector bancario ha sido el más golpeado, el Banco Santander, considerado uno de los ganadores de esta crisis, perdió un 6,07% del valor de sus acciones, pero quedó mejor parado que el gigante británico Royal Bank of Scotland, cuyos valores se desplomaron en un 20%. Aún así, Santander y Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), que retrocedió un 5,20%, soportaban el huracán. La caída promedio de los bancos europeos fue de un 15%. También el euro resultó afectado por la crisis cayendo al nivel más bajo de los últimos 13 meses. La divisa común retrocedió hasta quedar en 1.3486 frente al dólar.

Santander übernimmt britische Bank Abbey

El banco Santander, el primer banco de España, ha sabido aprovechar la crisis más grave desde 1929 para quedarse con competidores a precios de ganga.

Construir sobre arena

Tal magnitud ha adquirido la crisis financiera que por primera vez el Papa Benedicto XVI intervino para destacar el carácter efímero de la riqueza material. Utilizando una metáfora bíblica, el pontífice dijo que “las personas que ignoraron la palabra de Dios para buscar riqueza habían construido sus hogares sobre arena en vez de sobre la fundación sólida de la fe”. Observadores señalan que el Papa se refirió con ello a la crisis inmobiliaria en Estados Unidos.

En París, el presidente francés, Nicolás Sarkozy, que ocupa también la presidencia rotativa de la Unión Europea, dijo que cada uno de los 27 Estados miembros tomará las medidas necesarias para garantizar la estabilidad de su sistema bancario. Sin embargo cada vez se escuchan más voces que reclaman una actuación coordinada a nivel mundial. Ayer, en una medida sin precedentes, el gobierno alemán anunció una garantía total para los depósitos de particulares en entidades bancarias, así como el rescate del banco inmobiliario Hypo Real Estate (HRE), con un paquete de 50.000 millones de euros.

Alemania se sumó a Irlanda y a Grecia en la protección total de las cuentas de particulares, una de las medidas más importantes para frenar los efectos devastadores de esta crisis financiera. Hoy le han seguido Suecia, Dinamarca y España, países que anunciaron una cobertura inmediata para proteger los ahorros de la población en casos de quiebras bancarias.

Bankenkrise Hypo Real Estate Merkel und Steinbrück

La canciller alemana, Angela Merkel y el ministro alemán de Finanzas, Peer Steinbrück, anunciaron el rescate del Hypo Real Estate.

Asia y Wall Street

La medida adoptada por Berlín fue anunciada el domingo con la intención de calmar los ánimos en los mercados bursátiles de Asia, los primeros en iniciar la jornada este lunes. Sin embargo las noticias del rescate no lograron serenar los ánimos. La bolsa de Tokio, líder en la región, se derrumbó a un mínimo histórico de 5 años, con pérdidas del 4,3%. La apertura a la baja en Asia arrastró consigo a las bolsas europeas y preparó el desplome de Wall Street. Pese a todas las ayudas financieras, el índice Dow Jones, cayó por debajo de la marca psicológica de 10.000 puntos, reduciéndose a un mínimo histórico de los últimos cuatro años.

En América Latina se devaluaron prácticamente todas las monedas nacionales frente al dólar estadounidense y las bolsas sufrieron cuantiosas pérdidas. En Brasil, el mayor parquet latinoamericano, el pánico se apoderó de la bolsa durante los primeros minutos de apertura, cuando el índice Bovespa retrocedió en más de un 10%.

“El miedo a ser el siguiente en sufrir un desplome es cada día mayor”, señalaba un corredor de Wall Street. En el parquet líder a nivel mundial el mercado de crédito seguía bloqueado y había temor ante las consecuencias que pueda tener la sostenida crisis financiera sobre la economía real. La caída del precio del petróleo es ya una señal del enfriamiento de la economía mundial. Algunas empresas anunciaban ya recortes de personal, como la compañía de subastas por internet, E-Bay.

DW recomienda