1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Lufthansa quiere hacer pruebas médicas sorpresa a pilotos

El objetivo sería reducir la incertidumbre sobre la salud mental de los pilotos, así como detectar el consumo de drogas o medicamentos por parte de este colectivo.

Carsten Spohr, presidente de Lufthansa

Carsten Spohr, presidente de Lufthansa

Carsten Spohr, presidente de la aerolínea germana Lufthansa, propuso que los pilotos sean sometidos a exámenes médicos sin previo aviso como medida para evitar accidentes como el ocurrido con el avión de la subsidiaria Germanwings en marzo pasado. Según publica hoy (22.05.2015) el diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung, Spohr considera que estos chequeos médicos podrían contribuir a reducir la incertidumbre sobre la salud mental de los pilotos. Sin embargo, esto sería tarea del Estado, dijo hoy a la dpa un portavoz de Lufthansa.

El tema podría ser abordado por el grupo nacional de trabajo de la seguridad aérea conformado tras el accidente del aparato de Germanwings, que costó la vida a 150 personas. Lufthansa descarta tomar medidas unilaterales, señaló el portavoz, que mencionó como posibilidad la de introducir tests de medicamentos o drogas para detectar abusos en este sentido.

Grupo de trabajo

También la asociación de pilotos alemanes Cockpit propuso que el grupo de trabajo analice esta propuesta, pero advirtió en contra de tomar decisiones apresuradas. "Antes hay que esperar el informe final del accidente", recalcó un portavoz del sindicato. El presidente de Lufthansa también sugirió que se estudie en qué casos se puede liberar a los médicos del secreto profesional, algo que no aprueba el sindicato de pilotos.

Después de que el pasado 24 de marzo un Airbus 320 de la subsidiaria de Lufthansa Germanwings se estrellara contra un macizo de los Alpes franceses en un vuelo entre Barcelona y Düsseldorf, se formó un grupo de trabajo de expertos en Alemania con el fin de estudiar posibles cambios en el actual mecanismo de cierre de la puerta de la cabina, y asesorar a las aerolíneas sobre las pruebas a las que deben ser sometidos los pilotos.

En el siniestro murieron 72 alemanes y 50 españoles. Las autoridades francesas llegaron a la conclusión de que el copiloto estrelló de forma deliberada el aparato en un momento en el que el piloto había abandonado la cabina. El copiloto, de 27 años, sufría al parecer una depresión y había ocultado a la empresa una baja ordenada por un médico.

MS (dpa/efe)