1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Lufthansa, ¿el próximo escándalo corporativo?

No sólo fue la Deutsche Telekom. También la aerolínea Lufthansa sigue de cerca a periodistas utilizando métodos poco ortodoxos, según informa el semanario Der Spiegel este sábado. El consorcio niega los cargos.

default

Aeronaves de la línea aérea alemana.

La aerolínea alemana Lufthansa admitió hoy que hizo uso de datos internos de vuelos de un periodista para dar con una fuente de filtración de información en su consejo de vigilancia.

"Se trató de una investigación con medios absolutamente legales", aseguró a dpa un portavoz de la empresa.

Telekom Symbolbild mit Kamera

La compañía telefónica más grande de Alemania también mandó espiar a periodistas.

El vocero precisó que información interna de la compañía fue sumimistrada sin autorización a periodistas en los años 1999 y 2000. Subrayó que Lufthansa había dado con la fuente de la indiscreción "por una vía absolutamente legal" y negó que se hubiera espiado a periodistas.

Usan datos internos

El semanario Der Spiegel señala hoy que la línea aérea empleó los datos internos de vuelo de un reportero del diario Financial Times Deutschland para dar con el miembro del Consejo de Vigilancia que le estaba pasando información.

El periodista había volado una vez con Lufthansa a Hamburgo para reunirse con su informante en una sala de la aerolínea en el aeropuerto de esa ciudad.

Lufthansa hizo hincapié en que los datos de los pasajeros no gozan de la misma protección que los llamados telefónicos.

Según el Spiegel, el mismo periodista fue uno de los blancos del espionaje sistemático en el gigante de la telefonía alemana, Deutsche Telekom, un caso que está siendo investigado por la Justicia y ha causado gran revuelo en Alemania.

Telekom registró llamadas

Según informes de prensa parcialmente confirmados por la empresa, la Telekom alemana contrató a una agencia privada para controlar de forma clandestina y sistemática durante dos años las llamadas telefónicas de sus directivos y de miembros del consejo de vigilancia con periodistas con el fin de detectar posibles filtraciones.

Prozessauftakt im Siemens Skandal, Verwaltungsgebäude in München

Empresas alemanas se han visto envueltas en escándalos de corrupción.

Algunas versiones indican que incluso se habría hecho uso de cámaras ocultas de videos e informantes.

¿Otro escándalo corporativo?

La fiscalía alemana está investigando a la compañía después de que ésta reconociera que había espiado ilegalmente grabaciones telefónicas en el 2005, en medio de acusaciones de que la empresa trataba de impedir las filtraciones de miembros del consejo de administración a periodistas.

"El daño ya ha ocurrido y el alcance se extenderá más allá de Deutsche Telekom," dijo el subsecretario de Economía alemán, Bernd Pfaffenbach, al periódico Tagesspiegel.

"Podría llegar a ser un problema para toda Alemania si no actuamos con rapidez," añadió.

El caso es el último de una serie de escándalos corporativos que han sacudido Alemania - el mayor exportador del mundo y la mayor economía de Europa -, cuya identidad de post-guerra se ha basado en su economía y el valor de sus empresas.

En los últimos años, el fabricante Volkswagen, el mayor de Europa, y la corporación alemana Siemens, se han visto sumidas en asuntos que han terminado en los tribunales.

EU Deutschland Entscheidung über VW-Gesetz VW Logo

El consorcio Volkswagen también se ha visto cuestionado.

El espionaje es un asunto particularmente delicado en ese país, que aún recuerda a la Gestapo de Hitler y la policía secreta de Alemania Oriental, la Stasi.

El ministro del Interior alemán, Wolfgang Schäuble, también ha declarado que el escándalo podía afectar a la credibilidad de los alemanes en altos funcionarios y empresarios.

"Si no llegamos a una situación en la que la élite entienda que la confianza y el comportamiento según la ley es lo que se espera de ellos, las cosas serán difíciles," dijo el ministro al periódico Welt am Sonntag.

El presidente de DT, Rene Obermann, que ha reconocido que sabía del seguimiento de las llamadas pero no lo hizo público, negó que estar implicado.

"Si alguien dice que estoy implicado en este asunto, se trata de un ultraje," dijo a la revista Focus.

Obermann y otros representantes del sector de las telecomunicaciones han sido convocados el lunes al Ministerio del Interior de Berlín para abordar el asunto, que Pfaffenbach dijo esperaba aclarar pronto para evitar una crisis de confianza.

DW recomienda