Los pros y contras de filtrar la pornografía | Ciencia y Ecología | DW | 10.08.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

Los pros y contras de filtrar la pornografía

El Gobierno británico ha iniciado una campaña para bloquear el acceso de los niños y jóvenes a contenidos pornográficos en la red. El político alemán Norbert Geis recomienda seguir ese ejemplo en territorio germano.

El primer ministro de Gran Bretaña, David Cameron, ha emprendido una cruzada para imposibilitar que los niños y jóvenes tengan acceso a la pornografía en la red. El hombre fuerte de Londres quiere obligar a todas las compañías proveedoras de Internet a instalar un filtro para contenidos sexualmente explícitos. Y aunque el proyecto de Cameron ha sido descrito como una idea "ridícula" y "condenada al fracaso" por uno de sus principales asesores en materia informática –el fundador de Wikipedia, James Wales–, otros lo aplauden.

Norbert Geis, del partido alemán Unión Social Cristiana de Baviera (CSU).

Norbert Geis, del partido alemán Unión Social Cristiana de Baviera (CSU).

Norbert Geis, de la Unión Social Cristiana de Baviera (CSU), ha recomendado seguir el ejemplo de Cameron en territorio germano. "Yo me imagino que, respondiendo a las solicitudes de sus clientes, los proveedores de Internet pueden bloquear el acceso a páginas web pornográficas en una computadora o en cualquier otro dispositivo que pueda conectarse a la red", explica Geis en entrevista con DW, admitiendo que él preferiría que los proveedores en cuestión bloquearan todos los sitios web pornográficos por iniciativa propia.

Según Geis, está demostrado que la psique de los niños y jóvenes puede sufrir trastornos cuando se exponen a los contenidos pornográficos que abundan en Internet. "Muchos estudios avalan la teoría de que la relación de los jóvenes y los niños con su propia sexualidad se ve perjudicada por imágenes pornográficas. Éstas pueden truncar ciertos procesos y estimular actitudes brutales", advierte el político de 74 años. Kristin Langer, activista de un proyecto para educar a los jóvenes en materia de consumo mediático, es más cuidadosa al hablar sobre esta materia.

"La pornografía le presenta a los niños y adolescentes unas imágenes muy problemáticas sobre lo que implica la sexualidad. Cabe suponer que fotografías o películas pornográficas tienen un efecto muy intenso sobre ellos", dice Langer, impulsora de la iniciativa pedagógica Schau hin! (¡Mira bien!), señalando que los más jóvenes pueden sentir miedo o inseguridad debido a las imágenes que han visto. Y quienes atraviesan la pubertad pueden terminar imitando las actitudes menos empáticas vistas en las películas sexualmente explícitas.

Langer insiste en que políticas estatales como la aludida no pueden sustituir la crianza que se les da a los infantes y adolescentes en casa.

Langer insiste en que políticas estatales como la aludida no pueden sustituir la crianza que se les da a los infantes y adolescentes en casa.



Las leyes no pueden sustituir la crianza

No obstante, Langer confiesa que es difícil precisar si la propuesta de Cameron tiene sentido; hasta ahora, es poco lo que se sabe sobre su implementación, pautada para 2014. Langer insiste, además, en que políticas estatales como la aludida tienen sus límites y no pueden sustituir la crianza que se les da a los infantes y adolescentes en casa. A su juicio, los padres y las madres de hoy –muchos de los cuales tuvieron contacto con una u otra forma de pornografía en su juventud– deben abordar este tema sin tapujos.

Ya existen motores de búsqueda para niños y otros dispositivos técnicos para filtrar los contenidos pornográficos que circulan en Internet, subraya Langer. "Y, al menos en Alemania, tenemos un sistema exhaustivo y legalmente blindado para catalogar las páginas web que pudieran ser perjudiciales para los jóvenes. Pero, con todo y eso, los padres deben acompañar y guiar a sus hijos cuando estén surfeando en la red", acota Langer. El experto en tecnologías de la información, Alvar Freude, coincide con la especialista de Schau hin!

Alvar Freude forma parte de Internet y la Sociedad Digital, una comisión investigadora del Parlamento germano.

Alvar Freude forma parte de Internet y la Sociedad Digital, una comisión investigadora del Parlamento germano.

Freude no cree que los filtros que proponen Cameron en Gran Bretaña y Geis en Alemania sean una solución para el problema, porque esos dispositivos automáticos no pueden ser ajustados con suficiente precisión. Freude comenta que los sistemas de filtro intentan reconocer el tipo de contenidos presentado por una página web y terminan censurando información que no es perjudicial para los jóvenes; por ejemplo, sitios web que hablan de las diferentes expresiones de la sexualidad humana con fines políticos o científicos.

El filtro de pornografía, tal como lo ha propuesto David Cameron, atenta contra las leyes fundamentales de Alemania. De eso está convencido Alvar Freude, quien forma parte de Internet y la Sociedad Digital, una comisión investigadora del Parlamento germano. Freude recuerda que la libertad de información implica "que el Estado no debe impedir que el ciudadano tenga acceso a contenidos" y da por sentado que los internautas –los más jóvenes incluidos– siempre hallarán la manera de encontrar aquello que les causa curiosidad.

Autores: Jennifer Fraczek / Evan Romero-Castillo
Editor: Diego Zúñiga

DW recomienda