1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania decide

Los potenciales aliados de Merkel

Líderes de cinco partidos menores que probablemente entrarán en el próximo Bundestag, se batieron en un debate televisado, más reñido que el de Angela Merkel con su principal rival, el socialdemócrata Martin Schulz.

Tras el debate del domingo entre Angela Merkel (CDU) y Martin Schulz (SPD), el lunes llegó el turno de los más pequeños. Los participantes cubrieron todo el espectro  político alemán: desde la Alternativa para Alemania (AfD), de derecha populista, hasta La Izquierda, sucesora del antiguo partido gobernante en la RDA, pasando por la conservadora Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), los liberales del FDP y Los Verdes.

Lea también:

La voz del pueblo: Merkel ganó el debate

Opinión: Acá no hubo debate

Participación gubernamental

Pese a que los cinco participantes en el debate lucharon por conquistar votos, la situación en que se encuentran es diferente. La CSU y su partido hermano, la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel, forman una "yunta”, que le asegura a los bávaros influencia en Berlín, si la canciller es reelecta.  La AfD, repetidamente acusada de racismo y de tener simpatías por los neonazis, es rechazada de plano como aliado por todos los restantes partidos. Y la CDU ha descartado cualquier posibilidad de coalición con La Izquierda, lo que marginaría a este partido del gobierno, a menos que los socialdemócratas experimentaran una maravillosa resurrección en las encuestas.

En consecuencia, la atención se centró sobre todo en los dos potenciales socios que podrían ayudar a Merkel a conseguir la mayoría suficiente para gobernar: el FDP y Los Verdes. Una alianza de ambos con la CDU-CSU, generaría de seguro una mayoría confortable tras las elecciones del 24 de septiembre. Pero implicaría que los liberales y los ecologistas superaran su mutua antipatía.

Derecha vs. izquierda

Para La Izquierda y la AfD, la meta es conseguir la mayor cantidad de votos posible, para dificultar la formación de una coalición. Por otra parte, si se reeditara una alianza entre los "grandes” (CDU y SPD) el más votado de los "pequeños” lideraría la oposición parlamentaria.

Alice Weidel, de la AfD, recalcó que su partido era el único que criticaba la política de las tasas de interés cero de la Unión Europea. La líder de La Izquierda, Sahra Wagenknecht,  replicó que su colectividad venía criticando a la UE desde mucho antes de que existiera siquiera algo como la AfD. Cuando Weidel le preguntó si en verdad La Izquierda creía en un mundo sin fronteras nacionales, Wagenknecht contraatacó preguntándole si se sentía cómoda en un partido lleno de gente "medio nazi”.

Política de asilo

También en este debate estuvo presente el tema de los refugiados. En este punto emergieron las diferencias entre verdes y liberales. El jefe del FDP, Christian Lindner, afirmó que aquellos cuyas solicitudes de asilo sean rechazadas, deben ser deportados con mayor rapidez. Al mismo tiempo, criticó a Los Verdes por oponerse a las deportaciones al norte de África.

Cem Özdemir, dirigente de Los Verdes, consideró que se está deportando a las "personas equivocadas”, mientras que individuos peligrosos, como el autor del atentado de diciembre pasado contra un mercado navideño de Berlín, escapaban a la supervisión efectiva.

Un debate, en suma, algo más agitado que el de los principales rivales de los comicios del 24 de septiembre, que sirvió para medir fuerzas a los potenciales socios de coalición y a los que de seguro estarán en la posición.

Autor: Jefferson Chase (ERS/VT)

DW recomienda