Los militares sublevados de Haftar siguen sumando apoyos en Libia | El Mundo | DW | 21.05.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Los militares sublevados de Haftar siguen sumando apoyos en Libia

La mayor fuerza política del país, la Alianza de Fuerzas Nacionales, declara su apoyo al exgeneral mientras se suceden los enfrentamientos. El jefe del Estado Mayor de la Marina, herido en una emboscada.

El mayor partido político de Libia, la centrista Alianza de Fuerzas Nacionales (NFA), declaró hoy su apoyo al golpista exgeneral Jalifa Haftar, que la semana pasada lanzó una ofensiva contra las milicias islamistas radicales en Bengasi sin haber recibido órdenes de sus superiores. "La Alianza de las Fuerzas Nacionales declaramos nuestro apoyo al Ejército libio en su guerra para eliminar el terrorismo", dijo el partido liderado por Mahmud Yibril -que fue primer ministro de la oposición durante la revolución de 2011 contra Muamar al Gadafi- en un comunicado colgado en la red social Facebook.

El partido llamó al Parlamento interino, dominado por islamistas, a dimitir para ayudar a resolver la crisis política provocada desatada por el movimiento del coronel retirado. Pero al mismo tiempo advirtió que "el mando militar debe cumplir su promesa (...) de no intervenir en la vida política de ninguna manera". El NFA fue el partido que recabó más votos en las elecciones parlamentarias de 2012, pero las facciones islamistas atrajeron a los diputados independientes, que tienen 120 de los 200 escaños del Parlamento. La autoridad electoral convocó ayer elecciones para el 25 de junio.

Asalto al Congreso: golpe de Estado

Milicias aliadas con Haftar asaltaron el Congreso Nacional General el domingo. Los defensores del Parlamento, respaldados por el jefe del Estado Mayor Abdul Salm Jadalá, acusaron a Haftar de intento de golpe de Estado. El pasado febrero, Haftar ya había intentado sin éxito quitar el poder al Parlamento.

Libyen Tripolis Explosion Trümmer Rauch 21.5.2014

Labores de extinción del fuego causado por un proyectil explotado en el barrio de Salaheddin, de la capital libia Trípoli.

Desde el asalto terrestre y aéreo contra las milicias radicales de Bengasi, en el este del país, el pasado viernes, el Ejército y las milicias locales se han estado alineando a favor y en contra del coronel retirado.

Inestabilidad creciente

El Jefe del Estado Mayor de la Marina libia, Hasan Abu Shanak, ha resultado herido en una emboscada hoy contra el convoy en el que viajaba, según confirmó a Efe el portavoz de la Marina Ayub Belkasem. Varias ráfagas alcanzaron el coche del general, hiriéndole, todavía no se sabe si de gravedad.

Por otro lado, misiles cayeron en una base de defensa aérea en Trípoli durante la noche del martes, informó el diario Al Wasat, horas después de que el comando de la defensa aérea anunciara su apoyo a Haftar. Los misiles también alcanzaron el área de Salahedin, donde a parecer dos inmigrantes africanos habrían muerto, según ese diario. Además, la inseguridad mantiene cerradas las grandes explotaciones petrolíferas del este del país.

Inestabilidad herencia de Gadafi

Desde el derrocamiento y la muerte de Gadafi en octubre de 2011, los gobernantes libios intentan imponer su autoridad y restablecer la seguridad en el país, donde siguen operando milicias armadas y proliferan las armas. Haftar era un alto funcionario militar durante la era Gadafi, pero se unió a la oposición en los años ochenta y se fue a Estados Unidos. Volvió a Libia tras el inicio del levantamiento contra Gadafi.

Precisamente hoy, la sala de apelaciones de la Corte Penal Internacional confirmó hoy la competencia del tribunal, con sede en La Haya, para juzgar a Seif el Islam, hijo del fallecido dictador libio Muamar al Gadafi. De esta forma, como ya ocurrió en primera instancia, rechaza el recurso interpuesto por Libia para que la corte internacional no se ocupe del caso.

LGC (dpa, EFE, Reuters)