1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Los incendios forestales en Siberia se cobran 23 víctimas mortales

La quema de residuos agrícolas provoca una oleada de fuegos en la zona, agravada por los fuertes vientos. Hay también quinientos heridos y unas mil casas quemadas.

"En estos momentos la instrucción dispone de información sobre 23 muertos", informó Vladímir Markin, portavoz del Comité de Instrucción de Rusia, que ha incoado un caso penal por negligencia en materia de seguridad contra incendios.

Es el número de víctimas mortales de los devastadores incendios forestales registrados en Siberia, pero además cientos de personas están recibiendo asistencia médica y más de mil casas se incendiaron, según el Gobierno de la república de Jakasia, a cuatro mil kilómetros al este de Moscú.

Sólo allí se registraron 15 de las muertes. El jefe de la república, Viktor Simin, habló en la capital, Abakán, de más de 5.000 millones de rublos en daños (unos 90 millones de euros). Según las autoridades sanitarias locales, medio millar de personas tuvieron que ser atendidas de quemaduras leves o asfixia, de las que 77 tuvieron que ser hospitalizadas. "Entre los heridos hay ocho en grave estado", dijo la portavoz del Ministerio de Salud, Anna Borodina, a la agencia Interfax.

Incendios por la quema de rastrojos

También hubo incendios en otras partes de Siberia. Empleados públicos hablaron de unos 70 incendios, entre ellos uno cerca de un depósito de munición en la región de Baikal, donde murieron dos personas y muchos habitantes tuvieron que prepararse para una posible evacuación de sus viviendas. El presidente ruso, Vladimir Putin, está al tanto de la situación, indicó su portavoz, Dmitri Peskov.

El ministro de Emergencia de Rusia, Vladímir Puchkov, ordenó ayer un régimen especial antiincendios en todas las regiones de Siberia. "Hay que implantar un estricto control que prohíba las quemas agrícolas indiscriminadas", advirtió Puchkov. Los fuertes vientos están suponiendo un gran impedimento en la lucha contra el fuego.

LGC (dpa / EFE)