1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Los hongkoneses se distancian de Pekín

Este año, muchos jóvenes hongkoneses no tomarán parte en el acto conmemorativo de la masacre de Tiananmén. Muchos de ellos ya no se identifican con China y prefieren luchar por su propia libertad.

Al igual que todos los años, tampoco este 4 de junio habrá nada en Pekín que recuerde la masacre en la Plaza de Tiananmén, donde hace 26 años el Ejército chino suprimió violentamente el movimiento democrático, provocando un baño de sangre. Cientos de personas, probablemente hasta varios miles, murieron en aquel entonces. Hasta el día de hoy, el Gobierno suprime todos los intentos de recordar la matanza. En Hong Kong, región administrativa especial de China, en cambio, sí existe libertad de manifestación, y cada año decenas de miles conmemoran la masacre.

En 2014, estallaron manifestaciones prodemocráticas en Hong Kong.

En 2014 se produjo el estallido de manifestaciones prodemocráticas en Hong Kong.

No obstante, después del fracaso de las manifestaciones prodemocráticas en Hong Kong, a finales de 2014, crecen las voces que critican la conmemoración de la masacre. Este año, la Federación de Estudiantes de Hong Kong (HKFS, por sus siglas en inglés), uno de los grupos que lideró las protestas, por primera vez no participará en el acto conmemorativo.

Por su parte, la Unión de Estudiantes de la Universidad de Hong Kong (HKUSU, por sus siglas en inglés) organizará un evento propio. “Estamos convencidos de que solo los mismos hongkoneses podrán y deberán luchar por la democracia en Hong Kong”, dice Feng Jinsi, de la HKUSU. “No podemos luchar por la democracia en la China continental y descuidar nuestros propios intereses. Las protestas más recientes en demanda de democracia fortalecieron la identidad de los hongkoneses”, añade.

Solo una tercera parte se siente china

Desde que Gran Bretaña devolviera Hong Kong a China, hace 18 años, esta región administrativa especial goza también de varios privilegios. En comparación con la República Popular China, la prensa en Hong Kong es relativamente libre y los ciudadanos se pueden reunir y expresar libremente.

Desde la recuperación de la península, los políticos de ambos lados esperaban que los hongkoneses se fueran a acercar a la China continental. Sin embargo, parece haber una tendencia contraria. Según una encuesta de la Universidad de Hong Kong, el 67 por ciento dice sentirse en primer lugar hongkonés y solo el 33 por ciento afirmó sentirse chino. La identificación con China ha alcanzado su punto más bajo desde 2008. “De momento, es difícil decir si se trata de una tendencia a largo plazo”, dice el politólogo Joseph Cheng. “Pero la confianza de los hongkoneses en el Gobierno en Pekín ha disminuido constantemente en los últimos años”.

No obstante, las demandas de independencia son rechazadas por la gran mayoría de los ciudadanos. Joseph Cheng, de la Universidad Estatal de Hong Kong, cree que los movimientos de independencia son poco realistas. “La economía hongkonesa se ha vuelto cada vez más dependiente de la china. No tenemos ni la posibilidad ni la capacidad de separarnos del continente”, señala.