1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Los dos motores del avión estrellado en Taiwán fallaron

La autoridad de seguridad aérea en Taipéi dio a conocer nuevos resultados de la investigación. Otros cuatro cadáveres fueron hallados.

El Consejo de Seguridad de Vuelo de Taiwán entregó este viernes (06.02.2015) nuevos antecedentes de las investigaciones que realiza para determinar las causas del accidente del vuelo GE235 de TransAsia, que el miércoles se precipitó en un río en una zona residencial de Taipéi. Según los registros de las cajas negras, los dos motores del ATR 72 fallaron en pleno vuelo, pese a los esfuerzos de los pilotos por reiniciarlos.

TransAsia había asegurado reiteradas veces después del accidente que no había indicios de problemas técnicos en el avión. Durante las inspecciones de seguridad realizadas algunas semanas antes del siniestro no se habrían detectado anomalías. A eso se suma que la aeronave no tenía ni siquiera un año de antigüedad. De cualquier modo, se ha prohibido el vuelo de todos los aviones de ese modelo mientras no sean debidamente revisados.

“Se produjo un fallo en los dos motores, una llamada de la tripulación, un ruido externo y luego se interrumpió la comunicación”, dijo el director ejecutivo del Consejo, Wang Xingzhong, al ofrecer los resultados preliminares del examen de las dos cajas. También recalcó que hubo cinco avisos por parte de la tripulación, que intentó reiniciar el motor, pero no pudo conseguir suficiente impulso. “El primer motor experimentó un problema 37 segundos después de despegar, a 1.200 pies”, dijo Wang.

Hallan más cuerpos

Wang agregó que el piloto había anunciado un desperfecto en un motor, que puede ocurrir cuando el suministro de combustible se interrumpe o cuando hay una combustión defectuosa, pero que luego no hubo ninguno. “La tripulación del vuelo pulsó el acelerador del motor 2 (a la derecha...) El motor todavía estaba operativo, pero ningún motor producía impulso”, agregó.

El piloto, considerado como un héroe por sus acciones en los últimos momentos del vuelo para evitar una catástrofe mayor, aún estaba aferrado al timón del avión cuando su cadáver fue hallado en el interior de la cabina, informaron medios este viernes. “Estuvieron intentando salvar su avión hasta el último minuto”, dijeron medios citando a fiscales sin identificar, implicados en la investigación.

Por otro lado, los equipos de rescate hallaron cuatro cadáveres más en el agua, dos de ellos a unos 100 metros del lugar del accidente. Más de 300 efectivos de rescate, entre ellos 50 buzos, participan en la búsqueda en el río Keelung, dijo el departamento de bomberos de la ciudad. Las operaciones se concentran en las seis secciones designadas corriente abajo del lugar del accidente. Las autoridades no pierden las esperanzas de encontrar a los ocho desaparecidos.

DZC (dpa, Reuters, EFE)