1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Los desafíos de Obama

El presidente Barack Obama llegó este martes a Europa con una apretada agenda que pondrá a prueba su estrategia para Afganistán y su liderazgo mundial al afrontar la crisis económica internacional.

default

Obama, durante su visita en Berlín.

El presidente estadounidense es esperado en este lado del Atlántico con expectación. En su primera gran gira al exterior desde que asumió la presidencia el pasado 20 de enero, Obama deliberará con líderes de países industrializados y emergentes, sobre estrategias para enfrentar de manera conjunta la crisis financiera internacional.

Obama llegó el martes a Londres y se reunirá el jueves con los líderes del G-20 (Grupo de los Veinte), alianza fundada en 1999, que está integrada por los ocho países más industrializados, las once economías emergentes de todas las regiones del mundo, más la Unión Europea como bloque.

En un cambio que ha sido bien acogido en Europa, Obama prometió una política exterior más coordinada que la que implementó su predecesor, el republicano George W. Bush. En Londres, uno de sus asesores económicos, Mike Froman, señaló que la crisis ha empeorado claramente desde la última reunión de los líderes del G-20 en noviembre pasado en Washington.

Froman pidió una mayor regulación de los mercados financieros y dijo que Estados Unidos reforzará su liderazgo con una política financiera y económica ejemplar. El experto destacó la importancia de reforzar la coordinación a nivel internacional para superar la actual crisis, y argumentó que las experiencias vividas en el pasado han demostrado que la falta de coordinación empeora la crisis.

Symbolbild Europäische Union beim G20 Treffen in London

Bandera de la UE en Londres.

¿Reformas o inyecciones de dinero?

En Londres se debatirá un paquete global coyuntural para reactivar la economía. El primer desafío para el G-20 será encontrar un balance entre dos posibles respuestas a la crisis: por un lado inyecciones financieras para estimular la economía global, y por otro el emprender una profunda reforma de estructuras que no impidieron el colapso del sistema financiero. Más transparencia y vigilancia de los mercados financieros así como medidas para combatir los paraísos fiscales.

Se esperan debates en torno a estas dos posiciones. Sobre todo Alemania no quiere inyectar más recursos al sistema sin saber primero qué efectos tuvieron los primeros estímulos puestos en marcha. El gobierno de Berlín criticó a aquellos países que no tuvieron disciplina y que ahora esperan ayuda de la mayor potencia económica de Europa. Por otro lado, los alemanes saben que el orden en Europa sólo puede mantenerse si se evita que otros países sufran un colapso similar al que experimentó Islandia.

Los europeos se resisten a la presión estadounidense de inyectar más recursos públicos a la economía, son finalmente los países europeos occidentales los que más dinero destinan al sistema de bienestar, que se vuelve más pesado por la actual crisis financiera, dado el creciente número de desempleados y la disminución de la recaudación fiscal por la recesión.

Cuando Alemania tuvo la presidencia de la UE, la canciller alemana Angela Merkel exhortó a que se controlara mejor los mercados financieros, particularmente los instrumentos de inversión especulativa conocidos como hedge funds, que jugaron un papel clave en la crisis financiera internacional. Ni Gran Bretaña ni Estados Unidos tuvieron oídos a las exhortaciones de Merkel.

Deutschland Regierungserklärung Bundeskanzlerin Angela Merkel im Bundestag

La canciller alemana, Angela Merkel.

Más cercanos que antes

La Unión Europea se empeñó en minimizar posibles diferencias entre Washington y los europeos. “La nueva administración estadounidense está mucho más cerca de Europa que la anterior”, dijo el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.

El presidente estadounidense proseguirá su gira europea en Estrasburgo, en donde tendrá lugar la Cumbre de la OTAN, que celebra el 60° aniversario de su fundación. Ahí abordará Obama el problema de la Alianza Atlántica en Afganistán, que se ha convertido para la organización en una prueba de fuego. Obama ya anunció su estrategia para reforzar las estructuras civiles en el país asiático y fortalecer la lucha contra las organizaciones terroristas como Al Qaeda y los talibanes en dicho país como en el vecino Paquistán. En todo caso la OTAN tiene que enfrentar nuevos y enormes desafíos que no existían hace 60 años cuando la organización fue fundada después de ser derrotado el nazismo. Obama y sus aliados tendrán que idear nuevas estrategias para enfrentar el terrorismo internacional, el cambio climático y la crisis financiera.

Autora: Eva Usi

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda