1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Global Ideas

Los “cazadores de rumores” en Kenia afrontan el conflicto sangriento a través de SMS

En los últimos años, el delta del río Tana, en Kenia, ha sido una y otra vez escenario de varios conflictos sangrientos entre sus comunidades. A menudo el detonante ha sido la difusión de informaciones falsas.

Cuando hace unas semanas John Green echó un vistazo a la pantalla de su teléfono móvil, leyó un extraño mensaje SMS (del inglés, Short Message Service): "ayer hubo un funeral en Kipao y el jefe de la tribu de Chara fue expulsado por el pueblo", decía.

Mensajes como éste deben ser investigados inmediatamente, por lo que Green no perdió el tiempo. John Green es algo así como un "cazador de rumores”, cuya tarea es revisar la credibilidad de los mensajes que circulan en el delta del río Tana, en Kenia, África. Para ello, Green llamó de inmediato a sus informantes voluntarios - o embajadores comunitarios, como se les conoce oficialmente – en Kipao, una remota aldea en el delta del Tana.

En las últimas décadas se han producido una y otra vez enfrentamientos sangrientos entre dos grupos étnicos – la comunidad de pastores Orma, principalmente de mayoría musulmana; y la comunidad Pokomo, mayormente campesinos cristianos. Sin embargo, en los últimos años este conflicto se ha encrudecido. Entre la segunda mitad de 2012 y principios de 2013 la situación se descontroló. No está claro cuántas personas perdieron su vida durante ese período pero los medios hablaban de 120 a 220 muertos. Las víctimas habían sido asesinadas por fusiles, flechas y lanzas. Algunas habían sido quemadas vivas, atrapadas en sus casas; otras descuartizadas con machetes. Tampoco está claro cuál fue exactamente el detonante de esta ola de violencia. Anteriormente ya se habían producido disputas entre las dos tribus. A menudo eran enfrentamientos por los derechos de uso sobre los recursos como la tierra, el ganado o el agua.

Teorías de la conspiración

El desarrollo en el delta tampoco ha contribuido a la paz. Los esfuerzos agrícolas para la irrigación de los campos de arroz y caña de azúcar han sido en vano. A menudo los humedales habían sido labrados de forma inadecuada, convirtiéndolos en no cultivables. "La mayoría de los enfoques no han funcionado, sino que han frenado el país", cuenta Thomas Zitelmann a Global Ideas. Zitelmann es profesor en el Instituto de Antropología Social y Cultural de la Universidad Libre de Berlín. El académico cree que los proyectos han fomentado la rivalidad entre ambas tribus, avivando así la tensión en sus relaciones.

Christopher Tuckwood es Director Gerente del Proyecto Sentinel, una organización canadiense sin ánimo de lucro que trabaja sobre el terreno, con tecnología y personas, para apoyar a las comunidades afectadas por diversas atrocidades en todo el mundo. Tuckwood fue a comienzos de 2013 hasta el delta para hablar directamente con la gente local. "Todo el mundo me contó una historia diferente", dice, y añade: "hay muchas teorías de la conspiración."

Durante sus viajes, Tuckwood se dio cuenta del papel que jugaban las informaciones, o mejor dicho desinformaciones, en el caldo de cultivo de los conflictos violentos. Además, había políticos locales que echaban más leña al fuego en la época de elecciones para tratar de utilizar la disputa en su propio beneficio. Uno de los rumores decía que los Orma habían comprado fusiles AK-47 para destruir las comunidades Pokomo. Otro, contaba que un Pokomo, trabajador del sector sanitario, había sido condenado por envenenar niños Orma. "Estos son algunos ejemplos extremos y puedo asegurar que no son ciertos", afirma Tuckwood. "Pero el problema surge cuando las personas se creen estos rumores", explica.

Tomar medidas

Estas observaciones llevaron a Tuckwood y a sus colegas a poner en práctica un concepto con el nombre "Una Hakika?", que significa "¿estás seguro?", en swahili. El proyecto se puso en marcha en enero de 2014 y para ser fiel a los principios de la organización, se basa en la tecnología de teléfonos móviles. Para ello en vez de rumores, las comunidades reciben informaciones neutrales y contrastadas a través de mensajes SMS gratis.

El proyecto funciona porque los teléfonos móviles en el delta del Tana son omnipresentes. Un estudio, realizado por el propio proyecto Sentinel, reveló que el 81 por ciento de las personas encuestadas eran dueñas de un teléfono móvil, de los cuales casi la mitad tenían Internet. Kode Komora, un Pokomo, que regenta un Internet-café y es uno de los 200 embajadores comunitarios, cree que "Una Hakika?" ofrece una plusvalía perceptible. "La gente oye rumores, saca conclusiones precipitadas y la tensión es palpable ", explica y añade que ya no se dan estas reacciones de pánico. Cualquiera que escuche un rumor hoy, puede comunicarlo por teléfono, SMS o por Internet. Algunos incluso buscan directamente al coordinador del proyecto, John Green, para decírselo en persona.

Volviendo al ejemplo del entierro en Kipao, Green pudo contrastar la información con sus fuentes y difundió el siguiente mensaje: "gracias por haber contactado Una Hakika. Hemos podido verificar que el rumor es falso. Ningún Jefe ha sido expulsado."

Animado por el éxito inicial del proyecto, Tuckwood espera poder ampliarlo a otras regiones de Kenia, especialmente en el período previo a las elecciones generales de 2017. Tuckwood siempre aconseja precaución con los mensajes que se reciban de segunda mano y pide a la gente que se pregunte: "Una Hakika?". Es decir, "estás seguro?"

Autor: Euna Lhee (AR/PK)

Enlaces externos