Los bancos europeos tiemblan ante el posible recorte de la deuda griega | Economía | DW | 17.10.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Los bancos europeos tiemblan ante el posible recorte de la deuda griega

El ministro de Hacienda alemán, Wolfgang Schäuble, dijo que la deuda griega debe reducirse considerablemente: un problema más para los bancos europeos, ya acosados por bastantes dolores de cabeza.

Droht eine Neuauflage der Bankenkrise? ARCHIV - Dunkle Regenwolken hängen über der Skyline von Frankfurt am Main am 01.02.2008. Die Aktienkurse der Banken rauschen in den Keller. Die Angst geht um vor der nächsten Bankenkrise - nur drei Jahre nach der Lehman-Pleite. Damals liehen sich die Institute untereinander kein Geld mehr, Banken mussten mit Milliarden gerettet werden, die Weltwirtschaft stürzte in eine Rezession. Foto: Frank May dpa (zu dpa-Hintergund Droht eine Neuauflage der Bankenkrise? vom 30.08.2011) +++(c) dpa - Bildfunk+++ Thema Das Gespenst der Bankenkrise geht um

“Una solución a largo plazo para Grecia no es posible sin la reducción de la deuda total griega”, dijo ayer el ministro de Economía alemán, Wolfgang Schäuble, en la cadena alemana de televisión ARD. Con ello, concluyó que se debe condonar más deuda a Grecia de lo que hasta ahora se había planeado.

Los bancos e inversores ya accedieron voluntariamente el pasado mes de julio a renunciar al 21% de la deuda activa, pero Schäuble ha destacado que este porcentaje debe aumentar significativamente. Una decisión que formará parte de un paquete cuya adopción se discutirá esta semana en una cumbre entre jefes de Estado y Gobierno europeos.

Las reacciones entre los bancos europeos y otras empresas relacionadas no se han hecho esperar. La agencia de calificación Fitch ya ha amenazado con rebajar la solvencia de varios grandes bancos.

Bundesfinanzminister Wolfgang Schaeuble (CDU) spricht am Dienstag (06.09.11) im Bundestag in Berlin. Der Bundestag beraet am Dienstag den Haushaltsentwurf fuer 2012 und die Finanzplanung des Bundes fuer die kommenden Jahre bis 2015. (zu dapd-Text) Foto: Michael Gottschalk/dapd

“Una solución a largo plazo para Grecia no es posible sin la reducción de la deuda total griega” (Wolfgang Schäuble)

Contagio por Europa

En Francia, la posibilidad de una reducción de la deuda griega causa sudores fríos. Tanto la red francesa de bancos cooperativos Crédit Agricole como la gran empresa de servicios financieros Société Générale tienen filiales en Grecia; y puesto que son los bancos griegos los que más han comprado bonos estatales, el recorte de la deuda supondría una inmediata necesidad de depreciación de activos para los bancos madre franceses.

Un efecto parecido se daría entre el gran banco italiano Unicredit y su filial alemana, Hypo Vereinsbank, el segundo mayor banco comercial de Alemania.”El mercado de bancos es una red en la que, naturalmente, se dan efectos de contagio”, explica Burghard Allgeier, economista jefe del banco privado alemán Hauck & Aufhäuser. “Por ello, a pesar de que el mercado alemán ha salido relativamente bien parado de la crisis, también puede sufrir consecuencias en calidad y solvencia”.

Die Kombo zeigt das Logo der HypoVereinsbank an einer Filiale in Hamburg, aufgenommen am 31.7.2003, und das undatierte Foto vom Logo der UniCredito Italiano (Archivfotos). Die HypoVereinsbank will an diesem Sonntag (12.06.2005) ihre Unabhängigkeit aufgeben. Die Aufsichtsräte der italienischen UniCredito und der HVB sollen der Fusion der beiden Kreditinstitute zu einer der zehn größten Banken in Europa zustimmen. Da die Italiener an der Börse deutlich höher bewertet sind, bedeutet dies 170 Jahre nach der Gründung der Hypo-Bank und 136 Jahre nach der Gründung der Vereinsbank de facto das Ende der Unabhängigkeit für die HVB. Foto: Carsten Rehder dpa +++(c) dpa - Bildfunk+++

Un efecto parecido se daría entre el gran banco italiano Unicredit y su filial alemana, Hypo Vereinsbank.

Una red bien entrelazada

La dependencia entre bancos tiene dos causas principales: en primer lugar, la creación de consorcios para la concesión de créditos demasiado grandes para un solo banco. Si uno de los miembros de este consorcio se tambalea, los demás deben acudir en su ayuda… Si pueden.

La segunda causa es la interdependencia que se registra en el mercado de dinero. Desde hace ya mucho tiempo, los bancos no trabajan únicamente con el dinero de los ahorros de sus clientes a la hora de conceder créditos a otros, sino que ya están acostumbrados a pedir préstamos a otros bancos con excedente de capital. Pero cuando cunde la desconfianza, este ciclo se rompe.

El banco franco-belga Dexia tenía por costumbre tomar dinero prestado a corto plazo de otros bancos para prestarlo a su vez a sus clientes a largo plazo, pero ese circuito ha comenzado a cortarse. El presidente del consejo de administración de Dexia, Jos Clijsters, declaró en la televisión belga que debido a la difícil situación que se lleva viviendo en el mercado financiero en los últimos dos meses, primero con el caso de Grecia y después con otros bonos estatales, “el mercado financiero se ha cerrado. Y eso significa que la obtención de capital para Dexia será cada vez más difícil.”

A man is seen at a branch of the Dexia bank in Brussels Monday Sept. 29, 2008. France and Belgium have said that they could step in to support Dexia as it saw a fifth of its stock market value wiped out in morning trading in Brussels. (AP Photo/Geert Vanden Wijngaert)

"La obtención de capital para Dexia será cada vez más difícil” (Jos Clijsters)

El último bastión de confianza

El Banco Central Europeo se ha convertido en el nuevo y único lugar de confianza para los bancos europeos: en él depositan su excedente de capital, y a él recurren para tomar préstamos. Así fluye el dinero. El BCE se mantiene asimismo como socio comercial de los bancos. Como medida de seguridad para evitar el hundimiento del mercado de bonos estatales, el BCE cuenta en sus libros con bonos de Estados tambaleantes con un valor de cerca de 160 mil millones de euros.

Con ello, el BCE también se expone a los riesgos de un posible impago. Y cuando ese riesgo se convierte en realidad, son los estados los que deben responder. El Bundesbank (Banco Central Alemán) asumiría en ese caso un 27% de las pérdidas. “Puede compensarlo con beneficios o con la venta de oro comprado a un precio menor a lo que hoy vale”, comenta Michael Schubert, portavoz del banco alemán Commerzbank. “En ambos casos se reducirían sus ganancias que hubiera transferido al erario, por lo que al final, el que paga es siempre el contribuyente.”

Con el fin de evitar esa situación, el BCE desearía retirarse de la gestión de la crisis y dejar al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera tomar las riendas. Es por ello que su actuación y su dotación financiera son actualmente objeto de un acalorado debate público.

Autora: Lydia Aranda Barandiain / Michael Braun

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda