1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Los arqueros invisibles de la Bundesliga

En la primera división del fútbol alemán hay un total de 60 arqueros bajo contrato, y la mayoría de ellos nunca juega. De hecho, hay 32 que en esta temporada no participaron en ningún partido de la Bundesliga.

La práctica usual en los equipos alemanes es que el arquero titular, mientras no se lesione, juega siempre. Entre los 15 jugadores con más minutos en la Bundesliga esta temporada solo hay tres de campo. Los 12 restantes son todos porteros, y entre ellos se cuentan, por ejemplo, Manuel Neuer (Bayern), Bernd Leno (Leverkusen), o Ron-Robert Zieler (Hannover).

Lo curioso es que en la plantilla de cada club hay por lo menos tres arqueros bajo contrato, muchas veces cuatro como ocurre en el Bayern. Esa situación deriva en una curiosidad laboral única en el fútbol: los equipos tienen a dos empleados que solo trabajan de vez en cuando, algunas veces incluso nunca en partidos oficiales. Aun así, ellos se ganan el salario practicando para hacerlo algún día de emergencia mayor.

La rebelión solidaria

En Hamburgo, antes de la última fecha de la Bundesliga, la solidaridad entre arqueros desató una gran polémica. Jaroslav Drobny, quien es suplente de Rene Adler en la portería del equipo del puerto alemán, se negó a participar en la última jornada del campeonato.

Drobny, quien ha podido estar en 10 partidos de la Bundesliga a los que Adler ha faltado por culpa de una lesión, intervino a favor de un colega suyo y dijo que al otro arquero del equipo, Tom Mickel, también se le debería dar una oportunidad de exhibirse en un juego de la máxima categoría en Alemania.

“Él se lo ha ganado, él también es muy entregado al Hamburgo. Mi deseo es que juegue en este último partido de la temporada. Cada día de los últimos años, ha dado lo mejor de sí en los entrenamientos, y sin quejarse nos apoya. ¿Por qué no dejarlo jugar ante nuestra afición?” explicaba Drobny a la revista Sport Bild.

Y es que, como Mickel, en Hamburgo, en la Bundesliga hay otros 32 arqueros que no suman ni un solo minuto de juego a lo largo de la temporada. Otros cinco apenas han aparecido en un partido, y de ellos hay uno que ingresó al campo por escasos 51 minutos. Sus colegas, los que ocupan la posición titular, aún no han hablado a su favor.

Un lugar a la sombra

De todas formas, hay varios arqueros a los que parece no molestarles condenar su destino al banco de suplentes. Ese fue el caso de Sven Ulreich, extitular indiscutible del Stuttgart, quien sacrificó el liderazgo que tenía en ese equipo para convertirse en suplente de Manuel Neuer en el Bayern Múnich, donde obtuvo el título de la Bundesliga, el primer trofeo en su carrera profesional, sin aportar gran cosa al éxito.

Como él hay otros talentosos porteros alemanes que escogieron la suplencia en clubes grandes antes que la titularidad en clubes más pequeños. Tobias Sippel es uno de ellos. Él aceptó el verano pasado una oferta del Gladbach y abandonó al Kaiserslautern de la segunda división donde había jugado toda su carrera, para ponerse detrás de Yan Sommer. Fabian Giefer es otro ejemplo. El exarquero suplente en Leverkusen, donde se formó profesionalmente, era figura en el Fortuna Düsseldorf de la división de ascenso antes de aceptar la oferta de ocupar a largo plazo un lugar en el banco del Schalke.

Pero no a todos los tienta un trabajo bien pagado, pero sin figuración. El español Pepe Reina se cansó de ser suplente de Manuel Neuer en el Bayern y después de apenas una temporada en Múnich optó por irse al Napolés de Italia, donde los aficionados lo volvieron a ver después de un año de haber sido invisible en Alemania.

DW recomienda