1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Los alemanes secuestrados en el extranjero pagarán parte de su rescate

Controvertida sentencia judicial en Alemania. A partir de ahora, los ciudadanos alemanes secuestrados en el exterior deberán restituir al Estado alemán parte de los costos ocasionados por su liberación.

default

En la imagen, la ciudadana alemana Reinhilt Weigel, en el momento de ser liberada en Colombia en 2003.

Reinhilt Weigel tiene 36 años. Es alemana, pero actualmente reside en la ciudad francesa de Chamonix. En 2003 vivió una de las experiencias más traumáticas de su vida. Unas plácidas vacaciones en Colombia se convirtieron en una auténtica pesadilla. Fue secuestrada por la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), junto con un grupo de otros seis extranjeros. Tras diez semanas de cautiverio, Weigel fue liberada tras negociaciones mantenidas por la Cruz Roja y la Iglesia colombiana con los secuestradores.

Su puesta en libertad, sin embargo, dio inicio a otra odisea. En este caso, administrativa y económica. El Ministerio Federal de Relaciones Exteriores alemán le reclamó el pago de 12.640,05 euros -unos 17.500 dólares, al cambio actual- por los costos del helicóptero utilizado para trasladarla desde el punto de su liberación, en una zona selvática en el norte colombiano, hasta Bogotá.

La mujer rechazó la exigencia, alegando que el helicóptero no lo había solicitado ella, sino que fue una de las condiciones que impuso la guerrilla para acceder a su liberación. En primera instancia, la justicia falló a favor de Weigel. La sentencia argumentaba que, al faltar una legislación detallada reguladora del procedimiento en estos casos, no cabía la posibilidad por parte del Estado de reclamar la devolución del dinero.

Largo contencioso judicial

Deutschland Geisel Reinhilt Weigel Kosten Gericht Urteil

Weigel deberá abonar 12.640 euros por el helicóptero que la trasladó desde el punto de su liberación hasta Bogotá.

El Estado alemán, sin embargo, no se dio por vencido. Recurrió la sentencia inicial y, ya en segunda instancia, el Tribunal Superior Contencioso-Administrativo de Berlín le dio la razón. La sentencia especificaba que no era necesario devolver todos los costos del operativo de rescate, como los derivados de la creación de un gabinete de crisis en Berlín. Pero sí "los costos directos, como los del traslado en helicóptero desde el punto de liberación hasta Bogotá". "El Estado está obligado a cobrar", remataba el fallo.

Un dictamen que Reinhilt Weigel apeló, y que finalmente ha sido confirmado por el Tribunal Federal Contencioso-Administrativo de Leipzig, basándose en la legislación consular vigente. Una resolución que sienta un precedente para aquellos ciudadanos alemanes que sean secuestrados en el extranjero. En el futuro, deberán restituir al Estado alemán los costos que ocasione su liberación.

"Mi vida está arruinada"

"No sé qué debo hacer ahora. Vender mi historia, escribir un libro", explica Reinhilt Weigel. Fisioterapeuta de profesión, Weigel deberá abonar ahora 12.640,05 euros al Estado alemán. Con secuelas físicas del cautiverio, gana "alrededor de 1.000 euros al mes". Asegura sentirse tratada con injusticia. Explica que apeló a la Justicia cuando se le reclamó el dinero porque había oído que otros rehenes habían tenido que hacer frente a pagos mucho menos cuantiosos que el suyo.

Un representante del Ministerio Federal de RR. EE. de Alemania argumentó que sólo exigen de los rehenes el reembolso de los costes "que les han beneficiado directamente". En este caso, el helicóptero, y no -por ejemplo- las horas de trabajo de los funcionarios del Consulado alemán en Colombia. Algo que provoca, según Benjamin Beckmann, que la factura pueda ser "de cero euros a varios miles".

Además, las autoridades consideran que se trata de una manera de concienciar a los ciudadanos que viajan al extranjero para que eviten zonas de conflictos. Es el caso de la región de Colombia que Reinhilt Weigel visitó en 2003, controlada por la guerrilla.

Autor: EV/ AFP/dpa

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda