Los alemanes irán a Madrid, Turín y Donetsk | Futbol Internacional | DW | 15.12.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Futbol Internacional

Los alemanes irán a Madrid, Turín y Donetsk

La ruta de los equipos alemanes a Berlín, sede de la final de la Champions League del 2015, pasa por tres distintas capitales europeas donde Bayern, Dortmund, Leverkusen y Schalke tendrán que superar pruebas difíciles.

El júbilo del fútbol alemán por haber colocado en octavos de final de la Champions League a todos los equipos de la Bundesliga que participan en la competición parece que expirará en febrero próximo. El 17 de ese mes se reanuda el máximo torneo del balompié de clubes del mundo en una fase en la que los rivales serán Donetsk, Juventus, Real Madrid y Atlético Madrid, nombres poco prometedores para las esperanzas alemanas de también ver a todos sus equipos (Bayern, Dortmund, Schalke y Leverkusen) en los cuartos de final.

Contra el campeón y el subcampeón

La peor parte de la repartición en el sorteo realizado este mediodía en la sede de la UEFA en Nyón, Suiza, se la llevaron el Schalke y el Leverkusen, que se las verán -en su orden- con los actuales campeón y subcampeón de la Champions League: Real Madrid y Atlético Madrid.

Los dos clubes de la capital española no solo estuvieron en la pasada final del prestigioso torneo, sino que en la actual temporada ambos vienen desarrollando una impecable campaña. Real Madrid, con su plantilla de superestrellas donde destacan el portugués Cristiano Ronaldo, el colombiano James Rodríguez, y el alemán Toni Kroos, fue el mejor equipo de la primera fase de la Champions League al cumplir una perfecta fase de grupos, con seis victorias en seis partidos y un balance de goles de 16 a favor y apenas dos en contra.

Además, las estadísticas cuentan que para el Real Madrid, Schalke es una presa fácil. El equipo alemán que con mayores dificultades arribó a los octavos de final sufrió en esa misma fase del torneo la temporada pasada uno de los mayores tropiezos internacionales en los anales del club. El verdugo fue, precisamente, el Real Madrid, que le empacó sendas goleadas empezando en territorio alemán (6-1) y rematando en su patio (3-1).

Para el Leverkusen las cosas lucen menos difíciles desde la perspectiva de la historia, donde se registran dos empates en la temporada 2010/2011. Aún así, al Atlético Madrid, campeón de la Primera División y actualmente tercero de la clasificación, no le ha bastado con ser el equipo sensación de Europa del año pasado, sino que también ha confirmado ser hoy por hoy una de las potencias futbolísticas del Viejo Continente que terminó liderando el grupo A de la Champions league por encima de la Juventus, que se las verá con el Dortmund.

Bayern es favorito

Para el equipo del entrenador Jürgen Klopp, sumido en la peor crisis de los últimos años, la noticia del viaje a Turín llega en momentos en los que la prioridad es espantar el peligro de descender a la segunda división de la Bundesliga. El duelo italo-alemán podría haber sido el duelo más equilibrado de los octavos de final de la presente Champions League, pero con un Dortmund agobiado por sus problemas domésticos será difícil apuntarle con confianza en sí mismo a una meta internacional tan elevada.

El entrenador Pep Guardiola tiene muy claro a dónde quiere que llegue el Bayern Múnich: a la final en Berlín.

El entrenador Pep Guardiola tiene muy claro a dónde quiere que llegue el Bayern Múnich: a la final en Berlín.

Por eso, mientras lo que se puede esperar del Dortmund en la siguiente fase de la importante competición europea dependerá de la forma en la que cierre el añ0 2014 y empiece el 2015, del Bayern casi se da por sentado su paso a los cuartos de final, y la ratificación de su papel como máximo favorito al triunfo global esta temporada.

Más que en el nombre del rival ucraniano, Shakhtar Donetsk, la presunción de que el Bayern superará sin sufrimientos el escollo que se encuentra en el camino a la final de Berlín 2015 se basa en la exhibición de superioridad que semana a semana entrega el club de Múnich. Tanto en la Bundesliga como en la Champions League, donde únicamente cayó derrotado en una ocasión, a manos del Manchester City, cuando no solo había asegurado ya su clasificación, sino el liderazgo del grupo, el equipo de Pep Guardiola marcha a paso arrollador en procura de los trofeos con los que espera coronar una temporada excelsa.