Londres descarta negociar con España sobre la soberanía de Gibraltar | Europa | DW | 01.02.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Londres descarta negociar con España sobre la soberanía de Gibraltar

Londres descarta negociar con España sobre la soberanía de Gibraltar

El Reino Unido reiteró su rechazo total a la apertura de negociaciones con España sobre la soberanía del enclave británico de Gibraltar, situado en el extremo sur de la Península Ibérica.

"No vamos a participar en ningún proceso de negociación a menos que se haga con el beneplácito del gobierno gibraltareño", dijo en Madrid el secretario de Estado británico para Asuntos Europeos, David Lidington.

El primer ministro David Cameron ya había reafirmado la semana pasada la tradicional posición británica respecto al contencioso con España sobre Gibraltar, que reclama la devolución de la soberanía sobre ese pequeño territorio, de unos 6,5 kilómetros cuadrados y poco menos de 30.000 habitantes.

En un referéndum celebrado en 2002, una mayoría aplastante de los gibraltareños se había pronunciado en contra de una propuesta para que el Reino Unido y España compartiesen la soberanía sobre el llamado Peñón.

Gibraltar fue ocupado por fuerzas navales anglobritánicas en 1704, durante la Guerra de Sucesión Española, y cedido definitivamente al Reino Unido en el marco del Tratado de Utrecht, de 1713. Desde entonces, España reclama su soberanía sobre Gibraltar.

El anterior gobierno español, del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, llegó en 2004 a un acuerdo con los gobiernos del Reino Unido y Gibraltar para crear un "Foro Tripartito de Diálogo", que allanó el camino a una mayor cooperación entre las partes implicadas, incluyendo el uso conjunto del aeropuerto gibraltareño.

El entonces ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, se convirtió el 21 de julio de 2009 en el primer miembro del gobierno español en visitar Gibraltar, un hecho que desató fuertes protestas por parte de la población gibraltareña. dpa