1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

¿Logra Rusia dividir a la Unión Europea?

La UE intenta limar las diferencias originadas en su seno por la ofensiva rusa en Georgia, principalmente entre Europa Occidental y los antiguos miembros del bloque del este.

default

Vladimir Putin: Europa nos necesita.

La cumbre extraordinaria de la UE de este lunes en Bruselas estará marcada por el acuerdo marco entre los socios del bloque sobre la futura relación con Moscú, dicen diplomáticos comunitarios. Mientras tanto, la UE aplaza el debate sobre la posibilidad de sancionar las acciones de Rusia por temor a que la disputa suba de tono.

Los medios para presionar a Rusia, donde la UE satisface el 42 por ciento de su demanda de gas y el 33 por ciento de la de petróleo, son limitados.

"Alguien debería explicarme qué es una sanción para Rusia", ironizó el ministro alemán del Exterior, Frank- Walter Steinmeier, que junto a sus homólogos de Italia, Franco Frattini, y Francia, Bernard Kouchner, insta a realizar esfuerzos para tener una "relación normal" con Moscú.

El embajador ruso ante la UE lo dejó claro: "Lo dudo mucho, pero si hubiera sanciones, probablemente sean más perjudiciales para la UE que para Rusia".

Georgien EU Frankreich Nicolas Sarkozy in Tiflis

Nicolas Sarkozy: negoció el Plan de Seis Puntos.

Los líderes europeos reclamarán básicamente la aplicación de los seis puntos de la tregua entre Rusia y Georgia que el presidente francés y de la UE este semestre, Nicolas Sarkozy, negoció con tanta prisa que obtuvo un documento interpretable de varias formas distintas.

La UE señalará instará al cumplimiento de los puntos cinco y seis del acuerdo, aún pendientes, sobre la creación de un "mecanismo internacional" que haga innecesarias las "medidas de seguridad adicionales" de los rusos y las discusiones multilaterales sobre la seguridad y la estabilidad en Abjasia y Osetia del Sur, que el reconocimiento ruso de la independencia de ambas regiones ha hecho superfluas.

Es "difícil imaginar relaciones normales entre la UE y Rusia" mientras todo siga como está, dijo un diplomático europeo. La cumbre lo dejará "muy claro" con una contundente crítica a las acciones de Rusia en Georgia, adelanta. Sin embargo, la forma concreta de las relaciones "anormales" con Moscú es objeto de controversia.

Difícil suspender negociaciones con Rusia

La UE difícilmente pueda suspender las negociaciones con Rusia sobre un nuevo Tratado de Alianza Estratégica cuando éstas no han comenzado todavía. Polonia y Lituania demoraron con su veto el inicio de las conversaciones durante más de dos años por sus diferencias con Moscú.

Lech Kaczynski

Lech Kaczynski, presidente de Polonia: temores ante Rusia.

Ambos países forman junto a las ex repúblicas soviéticas bálticas Estonia y Letonia, más la República Checa, el núcleo que exige a la UE dureza en su trato con Moscú. Su posición se explica por haber sido sojuzgadas durante muchos años por Moscú: desde el fin de la II Guerra Mundial hasta el colapso de la URSS.

La propuesta de la posición "dura" incluye suspender las negociaciones para facilitar el visado de viajeros entre la UE y Rusia y prohibir el ingreso de los dirigentes separatistas al territorio comunitario. Miembros históricos de la UE como Alemania, Francia o Italia dudan que este tipo de sanciones afecte realmente a los rusos.

Su intención es enviar desde la cumbre señales positivas que hagan más fácil el futuro diálogo con Moscú: ayuda para la reconstrucción en Georgia; facilidades de visado para los georgianos y consultas políticas más estrechas con Tbilisi.

Sin embargo, ninguno de estos gestos puede compensar la negativa que recibieron Georgia y Ucrania cuando manifestaron su deseo de entrar en la UE. En caso de que la cumbre europea concluya sin acuerdo sobre la política a seguir con Rusia, incluyendo la posible postergación de la cumbre UE-Rusia prevista para noviembre en Niza, las decisiones seguirán discutiéndose a nivel de embajadores.

Agregado militar alemán justifica sorpresivamente respuesta rusa. Léalo en la segunda parte.

DW recomienda