1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Llega a Siria el nuevo enviado especial de la ONU

Es su primer viaje a Damasco y coincide con un repunte de la violencia. Dos jefes rebeldes mueren en un atentado y siguen los enfrentamientos en los Altos del Golán.

El nuevo enviado de Naciones Unidas a Siria, Staffan de Mistura, llegó hoy a Damasco para su primera visita al país desde que asumió su puesto en julio pasado, según dio a conocer su oficina en Nueva York. De Mistura arribó a las oficinas de la ONU en el hotel Sheraton de la ciudad en medio de fuertes medidas de seguridad.

El enviado, sucesor del veterano diplomático argelino Lakhdar Brahimi, se reunió con el viceministro de Relaciones Exteriores, Feisal al Meqdad, poco después de su llegada. Se espera que este miércoles se entreviste con otros altos funcionarios sirios, así como con miembros de la oposición oficialmente tolerada con sede en Damasco.

Continúan los ataques

En otros acontecimientos este martes, Hassan Abud, jefe de uno de los mayores grupos rebeldes de Siria, Ahrar al Sham, murió aparentemente en un atentado en la localidad de Ram Hamdan, en el norte del país, en el que perdieron la vida decenas de miembros de la agrupación que celebraban una reunión, informó el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

La red opositora Edlib News habló en su página de Facebook de más de 40 muertos en el ataque, en el que también perdió la vida un alto miembro de la coalición opositora Frente Islámico. El Observatorio, con sede de en Londres, dijo que un total de 2.782 civiles, de los que casi la mitad son mujeres y niños, murieron en ataques aéreos gubernamentales en la provincia de Alepo desde comienzos de año.

Frente en los Altos del Golán

Rebeldes islamistas controlan ya el 70% de las localidades de la provincia siria de Quneitra, fronteriza con los Altos del Golán ocupados por Israel, según informó hoy el Observatorio. Pese a haber tomado la mayoría de las poblaciones, los insurgentes, entre los que figuran combatientes del Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, siguen enfrentándose a las fuerzas del régimen, que tratan de frenar su avance y recuperar el territorio perdido.

Hace cinco días, los rebeldes anunciaron el lanzamiento de una operación, bautizada como "Los conquistadores de la mañana", para hacerse con el sector central de Quneitra con el fin de "abrir camino hacia Damasco". A desde finales de agosto los insurgentes se hicieron con el dominio del único paso fronterizo entre Siria y el Golán ocupado por Israel, haciendo prisioneros a 44 cascos azules a los que amenazan con juzgar según la ley islámica.

LGC (dpa / EFE / Reuters)