Llegó la temida contracción económica rusa | Economía | DW | 29.12.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Llegó la temida contracción económica rusa

El Ministerio de Economía informó que el PIB sufrió una baja del 0,5 por ciento en noviembre, aunque acumula un alza en 2014 del 0,6 por ciento.

El reporte mensual del Ministerio de Economía ruso sobre la situación financiera del país entregado este lunes (29.12.2014) confirmó los temores de analistas al cifrar en un 0,5 por ciento la contracción del Producto Interno Bruto durante el mes de noviembre, lo que marca la primera baja de esta cifra desde octubre de 2009. Sería la señal más fuerte a la fecha del impacto que tienen las sanciones occidentales y el desplome de los precios del petróleo.

La dinámica del PIB “entró en terreno negativo por primera vez desde octubre de 2009”, señala un documento sobre el estado de la economía del país publicado en el sitio web del Ministerio, cuyos expertos atribuyen el descenso a la brusca disminución de los ritmos de crecimiento de la industria transformadora y a la persistencia de tendencias negativas en los sectores de la construcción, el comercio mayorista y la agricultura.

La contracción probablemente empeore, pues el declive de los valores del crudo se agudizó en diciembre después de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se abstuvo de recortar la producción a fin de apuntalar los precios, que han bajado casi 50 por ciento desde junio. El petróleo es la columna vertebral de la economía rusa, que también se retrajo fuertemente en 2009 durante un desplome previo del valor del petróleo.

Crisis cambiaria

El informe también señala que en noviembre se registró una caída de las inversiones en el capital principal de un 1,9 por ciento respecto del mes anterior. Pese a todo ello, entre enero y noviembre de 2014 el PIB de Rusia ha crecido un 0,6 por ciento, a la par con las previsiones de organismos internacionales, que prevén, así como las autoridades rusas, que el país crecerá este año en torno al 0,5 por ciento.

Los problemas de la economía se han visto exacerbados por las sanciones occidentales por la anexión rusa de Crimea y el papel de Moscú en el levantamiento separatista en el este de Ucrania. Las sanciones redujeron de forma severa la capacidad de las compañías rusas para endeudarse en el exterior, desatando la peor crisis cambiaria desde el default de la deuda rusa en 1998, donde el rublo ha perdido más de la mitad de su valor.

DZC (EFE, Reuters)