1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Libros israelíes y poesía ayudan a Leipzig a salir de la sombra de Fráncfort

La Feria del Libro de Leipzig cierra este domingo (15.3.2015) sus puertas tras repasar la actual literatura israelí -invitada de honor de este año- y romper una lanza por la poesía, con la concesión por primera vez de su premio a un poeta, Jan Wagner, y no a un novelista.

Entre las ferias literarias alemanas, Leipzig suele vivir a la sombra de Fráncfort, donde todos los otoños se celebra la muestra más grande del mundo en el sector. Pero hay una diferencia entre las dos ferias que da a Leipzig un atractivo especial para el público general.

Mientras que Fráncfort es ante todo una muestra para la venta y compra de derechos de autor, donde los protagonistas son los editores y los agentes y solo en un segundo plano los libreros, los autores y los lectores, Leipzig se define a sí misma como un festival de literatura.

Alemania renueva su amistad con Israel

Uno de los puntos culminantes suele ser la entrega del Premio de la Feria de Leipzig, normalmente a una novela, con lo que el galardón también es comparado con el Buchpreis, que se entrega todos los años en víspera de la Feria de Fráncfort a la mejor novela alemana del año.

La decisión de este año de premiar a Jan Wagner, por su poemario "Regentonnenvariationen", permitió a Leipzig liberarse un tanto de ese lastre y logró que se vuelva a prestar atención a un género que nunca deja de cultivarse, pese a que tiene un círculo de lectores reducido y cada vez menos espacio en los medios de comunicación.

La elección de Israel y la literatura israelí como invitados de honor también aumentó el atractivo de Leipzig en esta edición, en momentos en que Alemania insiste en renovar su amistad con ese país en medio de nuevos brotes de antisemitismo en Europa. (efe)