Liberan a periodista alemán secuestrado en Somalia | Alemania | DW | 23.09.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Liberan a periodista alemán secuestrado en Somalia

Michael Scott Moore estuvo dos años y medio privado de libertad, tras ser capturado en Galkayo. Familia alemana secuestrada en Yemen, en tanto, está muerta.

Dos noticias sobre ciudadanos alemanes han impactado a la opinión pública en el país europeo este martes (23.09.2014). Una de ellas, buena, habla de la liberación de un periodista que estuvo dos años y medio secuestrado en Somalia. La otra, mala, se refiere a la confirmación de la muerte de tres miembros de una familia, capturados hace cinco años en Yemen.

El reportero Michael Scott Moore, de 45 años, estaba en Galkayo investigando para la realización de un libro sobre los piratas somalíes, un trabajo que contaba con el respaldo financiero del Centro Pulitzer para Reporte de Crisis, cuando fue secuestrado por milicias somalíes. De eso pasaron dos años y medio, hasta que el profesional, que también tiene la ciudadanía estadounidense, fue dejado en libertad.

La información fue confirmada por el Ministerio de Exteriores alemán, en Berlín, aunque no se entregaron más datos sobre su liberación. Sin embargo, el ministro del Interior de la región de Galmudug, Abdi Yusuf, dijo que no se pagó rescate. Moore se encuentra en buen estado de salud y fue trasladado en avioneta a Mogadiscio, donde será sometido a un examen médico y recibirá apoyo psicológico. La revista Der Spiegel, para la que trabajaba Moore, agradeció a todos quienes apoyaron a la familia del periodista.

Familia secuestrada en Yemen

El lado amargo de la moneda lo protagonizó un matrimonio alemán y su hijo, quienes fueron secuestrados hace cinco años en Yemen, donde los adultos trabajaban para una pequeña organización cristiana de ayuda. En esa ocasión la familia completa fue plagiada, aunque en mayo de 2010 las niñas Lydia y Anna, de diez y ocho años, fueron liberadas y enviadas de retorno a Alemania.

Sin embargo, este martes el Ministerio de Exteriores confirmó que la pareja y el niño estaban muertos. “Según datos fiables de los servicios de inteligencia, Johannes Sabine y Simon Hentschel fueron asesinados o murieron tras su secuestro en Yemen”, dijo el portavoz de la familia, el pastor Reinhard Pötschke. Si bien los padres habrían sido ejecutados, el menor habría muerto de una infección.

DZC (dpa, EFE, Der Spiegel)