1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Liberan a cinco de los siete detenidos en Bélgica

Un total de cinco de las siete personas que habían sido detenidas en Bélgica por su supuesta relación con los atentados de París han sido puestas en libertad, entre ellas, el hermanos de Mohamed Abdeslam.

Un total de cinco de las siete personas que habían sido detenidas en Bélgica por su supuesta relación con los atentados de París han sido puestas en libertad este lunes (16.11.2015), entre ellas Mohamed Abdeslam, el hermano de Salah Abdeslam sobre quien pesa una orden de arresto internacional.

"Un total de cinco (sospechosos) han sido liberados", informa el diario "Le Soir" en su edición digital, citando fuentes de la Fiscalía federal de Bélgica. Una operación policial sigue en curso en el distrito bruselense de Molenbeek dirigida a arrestar a Salah Abdeslam, quien alquiló el Volkswagen Polo con el que los asaltantes llegaron a la sala de conciertos Bataclan para cometer la masacre en la que murieron 89 personas.

Una persona ha sido objeto hoy de una detención administrativa como parte de esta operación. Varias informaciones apuntaron en un primer momento a que podría tratarse de Salah Abdeslam, pero la Fiscalía federal belga ha desmentido esta información y ha indicado que las pesquisas continúan.

Miembros de fuerzas especiales de la Policía registraron este lunes varias casas en el barrio de Molenbeek. En la calle Rue Delaunoy, los policías llamaron por megafonía a los habitantes a que abrieran las ventanas y salieran de sus casas. Algunos periodistas belgas dijeron haber oído detonaciones. La calle fue cerrada al tráfico.

Policía belga busca a Salah Abdeslam

La Policía busca desde el domingo a un sospechoso supuestamente vinculado con los atentado de París, Salah Abdeslam, sobre el que se ha dictado un orden de arresto internacional.

Abdeslam, nacido en Bruselas, había alquilado el Volkswagen Polo con el que los asaltantes de la Bataclan llegaron a la sala de conciertos para cometer la masacre en la que murieron 89 personas.

El sábado por la mañana, horas después de la cadena de atentados, fue sometido a un control por gendarmes franceses junto a la frontera belga en otro coche en el que viajaba con dos individuos. Los agentes, tras verificar las identidades de todos, los dejaron irse.

Uno de los ocupantes del coche estaba fichado en Bélgica y cuando se supo que Salah Abdeslam había alquilado el vehículo, la Policía belga puso en marcha una operación en Molenbeek y practicó varias detenciones, en particular, la de su hermano, Mohamed. No obstante, no dio con Salah, y al desconocer su paradero este domingo la Fiscalía belga emitió una orden de detención internacional.

CP (efe, dpa)