Ley de inmigración, más trabajo para extranjeros | Estudiar en Alemania | DW | 06.12.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Estudiar en Alemania

Ley de inmigración, más trabajo para extranjeros

La región de Renania del Norte-Westfalia será un modelo del buen ejemplo: a partir del 1 de enero de 2012 habrá una nueva ley de inmigración. La meta es que haya más profesores con raíces extranjeras.

Hauptschullehrein Leyla Dilbaz mit Schülern beim Arbeiten. Foto: DW/Alexander Willing, 19.10.2011, Johannes-Rau Schule, Bonn-Pennenfeld Die Schuldirektorin bestätigt, dass die Eltern mit einer Veröffentlichung durch die DW einverstanden sind.

Leyla Dilbaz, una excepción en Alemania.

Leyla Dilbaz está sentada en su mesa corrigiendo los deberes. Está rodeada de alumnos y casi no se le puede ver. Todos quieren saber cuántas tareas han hecho bien y hablan todos a la vez. Estos niños de quinto grado están motivados, ya que ninguno quiere quedar como un tonto ante una profesora tan querida.

Desde septiembre de 2011, esta joven de 25 años imparte clases en una escuela secundaria o "Hauptschule" en Bonn, centros donde no se puede obtener el título de bachillerato. La química entre la profesora y los chicos de diez años de edad funcionó desde el primer momento: "La señora Dilbaz sonrió y nos saludó de una manera tan simpática" comenta Fabio, de doce años, y añade que la clase la respeta porque es muy inteligente. Ella cambió de una escuela secundaria al instituto (Gymnasium), es decir, ascendió de nivel para obtener el bachillerato, poder acceder a la universidad y convertirse más tarde en maestra. "Siempre nos dice que nos portemos bien, que tenemos que esforzarnos y entonces también podremos alcanzar lo que queramos", explica Fabio.

Un largo camino hacia el éxito

Leyla Dilbaz siempre lo dio todo. Obtuvo una de las mejores notas de su promoción en la escuela secundaria en 2002. Por lo que pudo después estudiar el bachillerato y aprobar la prueba de acceso a la universidad.

Algunos de los institutos de bachillerato al comienzo no la aceptaron. "Estaba frustrada, porque a mí me decían que iba a encontrar con seguridad una plaza de formación." Pero Leyla Dilbaz nunca tiró la toalla. Después de meterse en el bolsillo el acceso a la universidad, tenía un plan: "Quería ser profesora para demostrar que se puede conseguir lo que se quiere, si se desea."

Ya en la universidad estudió en Koblenz matemáticas, economía, sociología y deportes. La nota final de su examen fue excelente, un sobresaliente. Quiso ser maestra de escuela secundaria para demostrar que hay perspectivas de futuro. Volvió a su raíces y está trabajando en su primera escuela en Bonn.

Pero no todos corren con la misma suerte que Leyla. En 2009, 15.000 chicos abandonaron la escuela secundaria sin título. La directora del colegio de Leyla, Christine Heidbreder, está convencida de que Leyla hace historia en esta escuela: "Se trata de que los chicos reciban una oportunidad, y refuercen su autoestima."

Ley de integración: más inmigrantes en el servicio público

Leyla es una excepción: sólo el 2% de los extranjeros en Alemania trabaja en el servicio público. Y eso teniendo en cuenta que en Alemania el 20% de la población es extranjera. Por eso, la región de Renania del Norte-Westfalia (NRW) prentende equilibrar este desfase.

Hasta 2015 se aumentará en 4% el número de personas extranjeras que trabajen en la región. La ley promueve las solicitudes anónimas de trabajo. Además se ocultarán el género, el lugar de residencia y la procedencia. En los centros de integración se apoyará a los extranjeros que busquen trabajo. NRW se convertirá en la primera región que introduce esta ley. Hasta ahora sólo existe otra similar en Berlín.

Tanto Leyla Dilbaz como Christine Heidbreder coinciden en que es positivo el anonimato de las solicitudes de trabajo. Pero para ellas es más importante la motivación de cada alumno. Leyla Dilbaz cuenta la historia de un alumno que se avergonzaba porque estaba en la escuela secundaria y no sabía que podía estudiar en la universidad, si el quisiera. Leyla está convencida de su labor como maestra: “Creo que si alcanzo el 40% de lo que me propongo, entonces he alcanzado mucho.“

Autor: Heike Mohr/Rosa Macías

Editor: José Ospina Valencia

DW recomienda