Lavrov: Occidente “quiere cambiar el régimen” de Rusia | Europa | DW | 22.11.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Lavrov: Occidente “quiere cambiar el régimen” de Rusia

El ministro de Exteriores de Vladimir Putin aseguró que las sanciones económicas contra su país lo que buscan en realidad es desestabilizar al gobierno.

Durante una reunión del Consejo de Política Exterior y de Defensa de Rusia, el ministro de Relaciones Exteriores de ese país, Sergei Lavrov, aseguró que las sanciones económicas adoptadas contra Moscú, en el marco del conflicto que involucra a Ucrania y a los separatistas del este de ese país, no tiene como objetivo castigar la injerencia rusa, sino cambiar el gobierno del presidente Vladimir Putin.

Lavrov dijo este sábado (22.11.2014) que “Occidente muestra claramente que se trata no de intentar cambiar la política (hacia Ucrania) de la Federación de Rusia, lo que en sí es ilusorio, sino que lo que quieren es cambiar el régimen”. Recordó que, antiguamente, las sanciones contra países se adoptaban de tal forma que “no dañasen el ámbito social, la economía, a fin de que afectasen a las elites de manera selectiva”.

Sin embargo, ahora, de acuerdo a Lavrov, “todo es al revés. Los líderes de los países occidentales declaran públicamente que las sanciones deben ser tales que destruyan la economía y provoquen protestas populares”. Con respecto a las relaciones con la Unión Europea, uno de los mayores socios comerciales rusos, el ministro señaló que no renuncian a la cooperación, pero que los vínculos no volverán a ser “como antes”.

“Nueva base” con Europa

“La Unión Europea es nuestro principal socio colectivo. Y nadie piensa dispararse en el pie, en renunciar a la cooperación con Europa, aunque todos comprenden que ya es imposible que sea como antes”, sentenció Lavrov. Sin embargo, se mostró confiado en que ambos bloques conseguirán superar esta crisis y crearán una “nueva base” para sus relaciones. Sus palabras se suman a las de Vladimir Putin, quien el viernes aseguró que Rusia debe prepararse para enfrentar una “revolución” interna, como la que afectó a Ucrania.

Tras la anexión, en marzo pasado, de la península ucraniana de Crimea por Rusia, la Unión Europea, Estados Unidos, Canadá y otros países adoptaron una serie de sanciones contra Moscú, las que han sido endurecidas progresivamente tras el estallido de la sublevación armada prorrusa en el este de Ucrania. Estas sanciones han limitado el acceso a los mercados extranjeros de capital a algunas de las principales empresas y bancos rusos.

DZC (EFE, Reuters)