1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ecología

Lausitz: el mix energético del futuro

En el marco de la Semana Europea de la Energía Sustentable, la región de Lausitz (Lusacia) se presenta como una región modelo e innovadora en cuanto a la energía.

default

Protesta contra Vattenfall: La energía limpia de centrales carboeléctricas es un mito, según Greepeace.

Patrocinada por la Comisión Europea, en diversas ciudades del Viejo Continente tiene lugar la Semana de la Energía Sustentable. En ese marco, Berlín presenta una región que pretende ser el modelo de lo que podría ser el mix energético del futuro: Lausitz-Spreewald, “la de los pantanos y los campos húmedos”, que tanto por su localización y composición geográfica como por su historia se ofrece como un espacio apto para experimentar.

“Los ambiciosos planes del gobierno de Berlín en cuanto a protección del medio ambiente requieren de iniciativas regionales”, dice Carsten Maluszczak, director del proyecto, con quien conversó DW-WORLD. En este que se teje en la idílica región llamada “la Venecia de Brandeburgo” se aglutina a la gran y la pequeña empresa del sector de la energía y de la agricultura, a las universidades y las asociaciones ciudadanas.

gefluteter früherer Tagebau Greifenhain im südlichen Teil des Landes Brandenburg.

Una toma aérea de la región de producción carboeléctrica

Se trata de transformar -con fondos alemanes y europeos- a la casi bucólica región de Lausitz-Spreewald. Ésta durante todo el tiempo de la ex República Democrática Alemana se especializó en plantas generadoras de energía a base de carbón –cuyas emisiones las hicieron constar entre las más polucionadoras de Europa.

Ahora aglutinan esfuerzos y quieren reconvertirla en una generadora de energía, pero de diferente calibre: una mezcla de pasado y futuro. Los métodos desarrollados al interior de los institutos de investigación y las nuevas directivas de la UE y el gobierno alemán para la distribución, el ahorro y la eficiencia de la energía se pondrán a prueba en esta región.

Con el poder de Vattenfall

“Desde el siglo XIX, la economía de la región se vio marcada por la producción del carbón. Después de la caída del Muro y la reunificación, se fue bajando poco a poco el nivel de las emisiones de CO2 modernizando las plantas”, explica Carsten Maluszczak.

Braunkohle-Tagebau

Vattenfall Europe

Ahora “con fondos del gobierno alemán pretendemos lograr para el año 2020 una red de producción y distribución de energía que se pueda convertir en modelo a exportar”, tanto en cuanto a las tecnologías necesarias para ello como en cuanto a la red en sí. La Universidad de Cottbus y empresa sueca Vattenfall –ambas integrantes del proyecto- están muy puestas a desarrollar centrales carboeléctricas sin emisiones de CO2.

Una apuesta múltiple

“La adecuada combinación de plantas que generen energía limpia a base de carbón con la producción de biogás, energía eólica y solar y la biomasa es la base de nuestro modelo”, explica Maluszczak, quien ve precisamente en esto la singularidad de la región. “La diferencia con otras regiones es que no apostamos por un solo tipo de energía, y tenemos las condiciones necesarias para lograrlo”, asevera.

Modelo de exportación

La inclusión del sector agrícola en el proyecto completa este cóctel energético del futuro: el desarrollo e implementación de nuevos procedimientos de cultivo con menor uso de agua y aprovechamiento de las materias primas también para la producción de energía, la biomasa. En marzo de este año el proyecto se pone en una marcha que acabará en el 2020, informa Maluszczak “con un modelo de exportación”.

DW recomienda