1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Latinoamérica celebra histórico acercamiento entre Cuba y Estados Unidos

Los elogios de gobiernos, organizaciones y personalidades, especialmente latinoamericanas, y algunas críticas al anuncio de la reanudación de relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos inundan los medios.

Los cubanos recibieron la noticia a través de un discurso televisado del presidente Raúl Castro.

Los cubanos recibieron la noticia a través de un discurso televisado del presidente Raúl Castro.

Entre los primeros en felicitar a ambos países por su decisión se contó el Papa Francisco. Una felicitación cercana al momento histórico vivido esta jornada, pues, según los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama, y de Cuba, Raúl Castro, Francisco tuvo un rol clave en la liberación del contratista estadounidense Alan Gross, cuyo arresto y condena había estancado el proceso de acercamiento entre Washington y La Habana prometido e iniciado por Obama. El Vaticano, que ha sido celebrado por los líderes latinoamericanos debido a su rol en la negociación, dijo que estaba listo para apoyar el fortalecimiento de estas relaciones.

El primer ministro canadiense, Stephen Harper, confirmó también en un comunicado que Canadá se complace de "haber hecho de anfitrión" de las reuniones entre funionarios de EE.UU. y Cuba, y felicitó a ambos países por "su exitoso diálogo y negociaciones" para el restablecimiento de sus relaciones. Obama y Castro también agradecieron públicamente a Ottawa su intervención.

Celebración latinoamericana: "O estamos juntos, o estamos vencidos"

El Mercosur celebró el "histórico" anuncio del restablecimiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, durante la 47 cumbre de jefes de Estado de la organización regional en la ciudad argentina de Paraná. La mandataria de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, como presidenta pro témpore saliente, envió "un inmenso saludo y un profundísimo respeto a la dignidad del pueblo cubano y su gobierno que supo mantener en alto sus ideales y hoy con absoluta dignidad y en un pie de igualdad normaliza sus relaciones luego del bloqueo, por fin". El anuncio fue aplaudido intensamente por el pleno de presidentes, integrado por Fernández de Kirchner y sus pares de Brasil, Dilma Rousseff; Paraguay, Horacio Cartes; Uruguay, José Mujica; Venezuela, Nicolás Maduro; y Bolivia, Evo Morales.

DW recomienda

Maduro, que mantiene una tensa relación con Washington, celebró el anuncio como una "victoria histórica del pueblo cubano" y reconoció "el gesto de valentía del presidente Barack Obama". En este marco, aseguró que, luego de este paso histórico de Cuba, Venezuela buscará "los mejores caminos para que los caminos con el gigante del Norte tomen el rumbo que tienen que tomar, ahora que soplan vientos frescos".

Al asumir la presidencia pro témpore del Mercosur de manos de Argentina, también la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, celebró el acontecimiento “que marca un cambio en la civilización", destacó. "Nunca nos imaginamos ver este momento entre Estados Unidos y Cuba", agregó la mandataria brasileña, quien agregó que este anuncio debe inspirar a los pueblos a cumplir fielmente las palabras dichas hoy en Argentina por el presidente saliente de Uruguay, José Mujica: "O estamos juntos, o estamos vencidos".

Luego, en una entrevista, Rousseff celebró la noticia "fantástica", y recordó que el gobierno brasileño ya impulsa la cooperación económica con Cuba, como demuestran las inversiones realizadas en el puerto de Mariel: "Me siento muy feliz, porque toda la política del gobierno brasileño hasta ahora apunta a enfatizar -y no sólo desde el punto de vista retórico, sino con acciones concretas- la forma como Cuba tiene que ser integrada (al continente americano)".

Al margen de la celebrada normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, el Mercosur expresó hoy "su profundo rechazo" a la ley aprobada por el Congreso estadounidense que establece sanciones a funcionarios venezolanos. Los presidentes del bloque remarcaron que "la aplicación de sanciones unilaterales, como las previstas en esa ley, vulneran el principio de no intervención en los asuntos internos de otros Estados y no contribuyen para la estabilidad, la paz social y la democracia en Venezuela" y urgieron a Estados Unidos a "abstenerse de aplicar sanciones".

Asimismo México, un aliado de Estados Unidos que pese a ello mantuvo por décadas fuertes lazos con el ex líder del Gobierno cubano Fidel Castro, ofreció su ayuda en el proceso de normalización de las relaciones: "Este es un paso decisivo e histórico que el Gobierno de México respalda y reconoce, al tiempo que muestra toda la disposición que permita contribuir a una eficaz normalización de la relación entre Cuba y Estados", dijo el presidente Enrique Peña Nieto en un discurso.

En Lima, el mandatario peruano, Ollanta Humala, también destacó el coraje de Obama por la decisión que abre una nueva era para el continente: "Quiero señalar que esto es un paso clave, histórico, valiente, que va permitir avanzar de manera muy importante en lo que es el proceso de integración de toda América", dijo Humala en una declaración transmitida por televisión.

El presidente de Nicaragua, el sandinista Daniel Ortega, un fuerte aliado de Cuba y Venezuela, saludó “el firme mensaje del presidente y general de ejército Raúl Castro Ruz y las valientes decisiones del presidente Barack Obama”, para retomar "la ruta racional e inteligente de las relaciones diplomáticas que nunca debían de haberse suspendido entre Estados Unidos y Cuba", según dijo en un mensaje leído por su esposa y portavoz de la presidencia, Rosario Murillo.

Desde Chile el canciller, Heraldo Muñoz, dijo que "esperamos que no sólo haya gestos concretos (...) sino que además en definitiva se levante el bloqueo a Cuba y tengamos una normalización que creo que le hará bien a toda la región".

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, señaló que Obama hizo todo lo que está a su alcance para retomar las relaciones, pero que el embargo económico de décadas contra la isla está en una ley que el Congreso estadounidense tendría que derogar. "Espero que lo haga", declaró al canal estatal chileno TVN. Cuba estuvo suspendido de la OEA desde 1962 hasta el 2009 por no cumplir con la cláusula democrática del organismo, pero pese al levantamiento de la suspensión no había querido participar otra vez en esta instancia hemisférica porque consideraba que obedecía a la influencia estadounidense.

También el presidente del Parlamento Latinoamericano (Parlatino), el diputado panameño Elías Castillo, dijo que para América Latina la decisión de Cuba y Estados Unidos de restablecer sus relaciones diplomáticas es “un paso importante en la dirección correcta”. La canciller de Panamá, Isabel de Saint Malo, dijo por su parte que el acuerdo entre ambos países "es trascendental para la Américas" y se alegró de que en la próxima cumbre de las Américas, a celebrarse en su país, "se sentarán todos los mandatarios (...) desde Canadá hasta Chile".

Señales internacionales

"Esta noticia es muy positiva", dijo por su parte el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon. "Ya es hora de que Cuba y Estados Unidos normalicen sus relaciones bilaterales. En ese sentido, doy una enérgica bienvenida a las noticias de hoy".

"Esos movimientos representan una victoria del diálogo sobre la confrontación", indicó la alta representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Federica Mogherini, en un comunicado, en el que también afirmó que "ese es también el acercamiento de la UE. Con ese espíritu iniciamos a principios de este año el diálogo político" con La Habana. Mogherini destacó asimismo que los "derechos humanos están en el centro de la política europea hacia Cuba" y subrayó que el acuerdo de cooperación que se negocia con La Habana "podría servir para activar un mayor compromiso con las reformas en marcha y la modernización" del país.

Para la organización humanitaria Amnistía Internacional (AI), "el intercambio de prisioneros de hoy es una señal preliminar muy bienvenida de la revisión largamente esperada en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba tras más de medio siglo de relaciones espinosas, sanciones y recriminaciones mutuas", afirmó la directora para América de AI, Erika Guevara. En un comunicado emitido desde su sede en Londres, la organización sostuvo que deben aplicarse todos los esfuerzos políticos y diplomáticos posibles para lograr un "cambio histórico para los derechos humanos en Cuba".

"Si el embargo estadounidense a Cuba, con su impacto negativo en la economía y los derechos sociales de los cubanos, se levanta como parte de los esfuerzos para normalizar las relaciones entre los dos países, eso significará que las autoridades cubanas no podrán utilizar esas paralizantes sanciones como excusa para el retraso en sus obligaciones internacionales con los derechos humanos", dijo Guevara.

El ex presidente estadounidense Jimmy Carter, que visitó la isla caribeña en dos oportunidades y durante su gobierno abrió en 1977 las Secciones de Intereses de ambas naciones en La Habana y Washington, también elogió la "sabia" decisión: "Espero que el Congreso de Estados Unidos tome medidas para eliminar las sanciones económicas (...) que han demostrado ser ineficaces en la promoción de la democracia y la libertad", sostuvo en un comunicado.

Elogios cubanos: “un sueño hecho realidad”

Muchos en la comunidad de 1,5 millones de exiliados cubanos en Estados Unidos se llenaron de optimismo con la noticia por la posibilidad de tener un acceso más rápido a sus familiares. "Es increíble", dijo Hugo Cancio, quien llegó a Miami desde el puerto cubano de Mariel en 1980 y que dirige una revista con oficinas en Miami y La Habana. "Este es un nuevo comienzo, un sueño hecho realidad para los 11,2 millones de cubanos en Cuba, y creo que provocará un cambio de mentalidad aquí también. Estoy eufórico. He estado trabajando para este momento por 25 años".

En La Habana y el resto de la isla, la noticia también fue bienvenida. "He esperado esto desde que tengo uso de razón. Tenía 5 años cuando triunfó la revolución y el dolor de mi familia dividida entre Cuba y Estados Unidos ha sido enorme", dijo a la agencia de noticias Reuters el taxista Jorge Raymond, visiblemente emocionado mientras conducía por las calles de La Habana. Mensajes emotivos similares se repitieron por toda Cuba, en la isla física y en la publicada en las redes sociales por quienes gozan de acceso a Internet. Incluso la bloguera disidente Yoani Sánchez escribió optimista en su cuenta de Twitter: "Una era termina y espero que esta nueva que comienza sea la del protagonismo de la sociedad civil cubana".

Críticos (cubano-)estadounidenses: "concesiones sin sentido"

Pero el anuncio desató las críticas de algunos en Washington por haber liberado a los agentes de Cuba que estaban detenidos en Estados Unidos.El presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, dijo que los cambios en la política hacia Cuba fueron la última de una serie de "concesiones sin sentido".

Robert Menendez, un cubano-estadounidense que preside el Comité de Relaciones Internacionales del Senado, criticó rápidamente en un comunicado la decisión de Obama, asegurando que intercambiar a Gross por "criminales convictos establece un precedente extremadamente peligroso". Mientras, el senador republicano Marco Rubio dijo que "haría todos los esfuerzos" para impedir que Obama normalice las relaciones con el Gobierno cubano después de describir la decisión del presidente como "inexplicable".

Desde la isla, el periodista independiente Guillermo Fariñas, Premio Sajárov a los derechos humanos del Parlamento Europeo en 2010, consideró igualmente "un error" del Gobierno de EE. UU. "plantear el cambio de esta manera". En su opinión, "le está dando oxígeno a la dictadura cubana que está tratando de establecer una supuesta transición a la democracia para que continúe en el poder la familia Castro".

Asimismo, la mayoría del exilio cubano de Miami recibió como un mazazo la noticia del restablecimiento de las relaciones entre EE.UU. y Cuba y reaccionó con los ánimos "encendidos" ante el anuncio hecho por el presidente Barack Obama. Para José Basulto, fundador de Hermanos al Rescate, que sufrió la muerte de cuatro de sus pilotos cuando sus avionetas fueron derribadas en 1996, en un acto en el que se implicó a espías cubanos del llamado grupo de "Los Cinco", que fueron liberados hoy y ya se encuentran en Cuba, las "concesiones unilaterales" de Obama son simplemente un "regalo" al régimen cubano y estoy "indignado", dijo a periodistas.

RML (dpa, reuters, efe)