1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

Las vacas tienen un “sexto sentido magnético”

Las vacas se orientan para comer y dormir con inusual frecuencia en dirección norte-sur, un hasta ahora desconocido "sentido magnético", dicen investigadores de la universidad de Duisburgo-Essen, en Alemania.

default

Vacas se alinean para comer y dormir en dirección norte-sur, como aquí en Mecklenburgo Antepomerania.

"Las causas de este comportamiento nos resultan todavía completamente desconocidas", dijo la investigadora alemana Sabine Begall. Aunque se puede pensar en una influencia del campo magnético terrestre en los procesos fisiológicos de los animales, por ejemplo en la producción de leche.

Los resultados de dicha investigación aparecen en la revista científica "Proceedings " de la Academia de Ciencias (PNAS) de Estados Unidos. Los científicos del equipo de Begall descubrieron el fenómeno a partir de fotos satelitales extraídas de Google Earth. Los científicos analizaron la conducta de 8.510 bovinos en 308 campos de pastoreo en todo el mundo: en América Latina, Norteamérica, Rusia, Asia y África. Entre las investigadas estuvieron incluso “vacas sagradas” de la India.

¿Qué papel juegan el viento o el sol?

La influencia del viento y el sol puede descartarse completamente como causa de esta llamativa conducta bovina. "Si el sol fuera la causa, su orientación se habría modificado con el avance del día", argumentó la científica.

En los pájaros, los efectos del magnetismo ya se han estudiado. El sentido magnético está también comprobado en el caso de diversos roedores y de una especie de murciélago. Se orientan según el campo magnético por ejemplo el curí gris africano, que tiene el tamaño de un hámster, según pudieron comprobar en experimentos con ese animal los científicos de Essen. Una vez los investigadores cambiaban el magnetismo, el curí cambiaba la dirección de la construcción de su túnel en relación con la que indicaban las agujas de la brújula manipulada por los científicos.

También los ciervos obedecerían a fuerza magnética

"Después de estos resultados tenemos la idea de investigar el sentido del magnetismo también en mamíferos mayores", contó Begall. Los resultados a los que se llegó con ayuda de Google Earth respecto de las vacas son "muy significativos", agregó la investigadora.

Pero también en la elección que hacen ciervos y corzos de los sitios donde pasar la noche, científicos checos comprobaron una mayoritaria tendencia a colocar el cuerpo apuntando al norte. Los investigadores creen que el sentido del magnetismo se ubica en la córnea, donde se han identificado partículas de hierro.

Probable es, según los investigadores, que la “orientación magnética” de las vacas esté relacionada con procesos fisiológicos de su cuerpo, como la producción de leche, por ejemplo. Otros, en cambio, creen que ese tipo de “magnetismo vacuno” es una herencia primitiva de orientación usada en los tiempos en los que los vacunos componían grandes manadas y tenían que recorrer largos trayectos para sobrevivir.

¿Vacas que reconocen los puntos cardinales?

Por ahora no hay indicios que permitan determinar si el sentido magnético también es patrimonio de las personas. En sus próximos trabajos los investigadores de Essen aplicarán el estudio de ovejas, caballos y jabalíes. El equipo de Begall quiere investigar la conducta colectiva de las personas que asisten a multitudinarios conciertos de música y acampan al aire libre.

La probable orientación magnética de las vacas no deja de ser un tema libre de suspicacias. El mismo esposo de la investigadora Sabine Begall, le habría propuesto a ésta titular su estudio “También las vacas practican Feng Shui”.

DW recomienda