1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Global Ideas

Las nuevas carreteras de África podrían dañar el medio ambiente

Los países africanos pretenden construir carreteras que conecten el continente. Sin embargo, los ecologistas advierten de que los trabajos de construcción podrían ir en detrimento de las personas y de la naturaleza.

Las nuevas medidas de infraestructura de África podrían dañar el medio ambiente y las comunidades locales.

Las nuevas medidas de infraestructura de África podrían dañar el medio ambiente y las comunidades locales.

Cuando en 1969 el ecólogo Jeff Sayer comenzó su carrera como investigador de campo en Zambia, todavía podía ver a menudo manadas de elefantes atravesando el valle del río Luangwa. Asimismo, los rinocerontes poblaban las mesetas del país. Hoy, apenas unos elefantes deambulan por las cercanías de las posadas turísticas, según Sayer. En cuanto a los rinocerontes, hace tiempo que no ha visto ninguno. "Nunca habría imaginado que pudieran desaparecer tantos ejemplares en tan poco tiempo", dice. La mala gestión ecológica y el caos político parecen ser los culpables de esta destrucción, según cuenta.

Ahora el ecologista vislumbra en el horizonte una nueva amenaza para el continente, cuyo impacto estima aún difícil de predecir. Se debe a que África está a punto de experimentar un auge de los productos básicos. Alrededor del 30 por ciento de los depósitos minerales mundiales todavía yacen en el suelo de este continente, según Sayer y sus colegas del Centro para el Trópico, la Protección del Medio Ambiente y la Sostenibilidad en la Universidad James Cook de Australia.

Hasta el momento los recursos del continente africano siguen en gran parte sin explotar. Apenas un cinco por ciento de la industria minera mundial tiene lugar en África. Tanto es así, que empresas estadounidenses, australianas, canadienses y, sobre todo, chinas han apostado fuerte por el mercado africano. Según los investigadores, estas compañías pretenden invertir en la extracción de diamantes, oro y manganeso. Entre 2000 y 2009, la inversión de empresas chinas se cuadruplicó a más de 100 mil millones de dólares americanos (90 mil millones de euros). Los beneficios económicos para las empresas son enormes, sobre todo, porque crece el consumo de productos como teléfonos móviles, tabletas y joyas.

Las arterias de la economía africana

Los rinocerontes y elefantes están desapareciendo en Zambia.

Los rinocerontes y elefantes están desapareciendo en Zambia.

El programa que tiene como objetivo sacar a África de la pobreza se llama PIDA (Programa de Desarrollo de Infraestructura para África) y fue adoptado en enero de 2012 en la capital de Etiopía, Adís Abeba. El Banco Africano de Desarrollo está involucrado en el programa, así como la Unión Africana, la Comisión Económica para África de las Naciones Unidas y varios estados. Las tuberías y especialmente las carreteras deben fomentar el transporte de personas, agua y energía para hacer el continente más atractivo y competitivo. Para ello entre 2010 y 2011 se midieron 30 millones de kilómetros cuadrados de superficie terrestre y se crearon los planes para un continente entero.

El plan es ambicioso. Se pretende construir una autopista transafricana con nueve secciones y un total de 56.683 kilómetros. Las carreteras deben servir de arteria económica al continente y atravesarlo desde Ciudad del Cabo, en el sur, hasta El Cairo, en el norte; y desde Dakar, en el oeste, hasta Yibuti, en el este.

"Las reservas de petróleo y gas, recientemente descubiertas en el continente, han añadido un nuevo impulso a la necesidad de modernizar la infraestructura africana” afirma Shem Simuyemba, economista jefe para proyectos de infraestructura del Banco Africano de Desarrollo. Por un lado, se planea la construcción de nuevos caminos para conectar los diferentes Estados africanos entre sí y fomentar la competitividad con el resto del mundo. Pero además, se planifica la ampliación de los puertos de Benín, Lagos, Ghana o Costa de Marfil; el dragado de ríos y la instalación de nuevos cables de comunicación y de electricidad, así como la edificación de presas para la producción de energía hidráulica.

Empresas de todo el mundo, pero especialmente de China, compiten en la carrera por conseguir un trozo del mercado africano.

Empresas de todo el mundo, pero especialmente de China, compiten en la carrera por conseguir un trozo del mercado africano.

Todo eso cuesta dinero. Hasta 2040, se planean proyectos por valor de más de 400 mil millones de dólares americanos (aproximadamente 350 mil millones de euros). Para la obtención de financiación, el Banco Africano de Desarrollo está buscando inversores privados tanto continentales como extranjeros. Un ejemplo sería el fondo multilateral con el gobierno chino o el fondo de infraestructura Africa50, según Simuyemba. Los bancos de desarrollo no podrían soportar estas sumas solos. De este modo, una "nueva alianza mundial" es necesaria a fin de acelerar la financiación de los proyectos.

Sin embargo, Sayer y sus colegas temen que la modernización, prevista para todo el continente, se desarrolle en detrimento del medio ambiente y de la población, ya que las excavadoras no se detienen frente a un patrimonio cultural de la humanidad. Recientemente, la UNESCO ha permitido estrechar los límites del Parque Nacional Virunga, en la República Democrática del Congo, con el fin de que las empresas puedan buscar reservas de petróleo y gas en la zona. Pero aquí también viven los gorilas de montaña raros. “Sería catastrófico si se destruyera este ecosistema, también para las miles de personas que habitan esta región”, afirma Sayer.

"Se trata simplemente de conseguir acceso a cualquier materia prima y productos", dice Robert Kappel del Instituto Alemán GIGA, en Hamburgo. El investigador afirma que los programas previstos para el desarrollo de infraestructura del continente, beneficiará principalmente a las empresas.

Preocupaciones ambientales

Además de construir carreteras nuevas, se prevé la ampliación de puertos, por ejemplo, en Lagos y Nigeria.

Además de construir carreteras nuevas, se prevé la ampliación de puertos, por ejemplo, en Lagos y Nigeria.

Para calmar las preocupaciones ambientales, el Banco Africano de Desarrollo se ha comprometido en garantizar la compatibilidad medioambiental de los proyectos propuestos. Los llamados Estudios de Impacto Ambiental (EIA) son directrices reconocidas internacionalmente, que cumplen esta función y que también velan por los intereses de las comunidades locales. “En la medida de lo posible, estos proyectos deben evitar las áreas protegidas", dice el economista Simuyemba. Si ese fuera el caso, se "tomarían medidas de seguridad con el fin de mitigar los efectos adversos". Además, según Simuyemba, hoy en día los países africanos se centran más en la cooperación y el desarrollo, dejando de lado los conflictos como cosa del pasado.

No obstante, eso sólo se aplica en países relativamente estables como Ghana, según cuenta Sayer. Por el contrario, cuando el trabajo de conservación tiene lugar en regiones menos estables, se requiere la ayuda de la comunidad internacional para convertir las zonas ricas en biodiversidad en áreas protegidas intocables. "Si uno piensa en la prosperidad de África", cuenta, "entonces se podrían imaginar condiciones en las que más gente se mudara a las ciudades, la agricultura fuera más moderna y sostenible, y se concentrara en unas pocas áreas. En esas circunstancias, sería posible conservar mucho bosque en África". Según el ecologista, el problema es la política. Así, muchos de los proyectos de infraestructura se construirán en lugares con estructuras políticas rotas, donde la protección medioambiental no tiene cabida.

Hasta el momento el gigantesco proyecto se ha implementado poco. Ya hay algunas carreteras pero muchas de ellas aún sin pavimentar, otras aún no se han comenzado. Asimismo, parte de las que ya se han completado, se han descuidado porque no hay dinero para el mantenimiento vial.

Si se quiere construir carreteras, las personas deberían ser la máxima prioridad y el foco de atención, dice el experto en África Kappel. Las carreteras deberían acercar los poblados aislados y conectar las personas con los mercados o comunicar los centros económicos entre sí. No obstante, "precisamente ese tipo de construcción de carreteras se ha descuidado durante décadas", explica Kappel.

Autora: Désirée Therre (AR/EL)

DW recomienda

Enlaces externos