1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciudades y Rutas

Las lavanderas, llave de la tradición carnavalesca en Renania

El llamado ‘Weiberfastnacht’ marca el comienzo de las fiestas de Carnaval en la zona de Renania, en Alemania. La historia de este día esté estrechamente relacionada con el movimiento por los derechos de la mujer.

default

¿Qué sería una Princesa sin su escudo oficial?

Las fiestas de Carnaval en Alemania empiezan con el Weiberfastnacht, que este año transcurre el 19 de febrero. Es el día del Carnaval de las mujeres, en el que la población masculina de los cuatro rincones de Renania puede esperar acabar el día con la corbata cortada en el trabajo mientras el sexo ‘débil’ toma el mando de las festividades.

Das Auto von der Wäscherprinzessin

La caravana real.

Esta tradición empezó hace 185 años con un grupo de mujeres lavanderas en la pequeña localidad de Beuel, situada cerca de Colonia. Hartas de trabajar mientras los hombres celebraban despreocupadamente el Carnaval, las lavanderas decidieron que era su turno de tirar la toalla y alzar una copa... o dos. En 1824 fundaron un comité femenino de Carnaval en Beuel, que aún existe a día de hoy.

“Fue el primer movimiento por los derechos de la mujer en el área de Renania, y puede decirse que constituyó una revuelta contra la opresión masculina”, afirmó Evi Zwiebler, la directora del comité de este año. “En aquellos días prácticamente no había derecho alguno para la mujer. Fue algo verdaderamente revolucionario”.

Irrumpiendo en el ayuntamiento

Desde las calles y los bares, las lavanderas llevaron su mensaje al ayuntamiento, tomando la llave de la ciudad a la fuerza como símbolo de su poder y libertad recién conseguidos.

Die Wäscherprinzssin 2009 zeigt ihr Lätzchen

Orgullosa de su linaje: la Princesa Lavandera 2009.

Estos días, las mujeres de Beuel no necesitan hacer uso de la fuerza para entrar en el ayuntamiento. De hecho, la alcaldesa es una mujer. Pero la llave de la ciudad sigue siendo simbólicamente ‘tomada’ cada año por la Princesa Lavandera en una gran ceremonia celebrada en la tarde del Weiberfastnacht.

La Princesa Lavandera ha sido votada cada año por el comité femenino desde la década de los 50. Este año, la Princesa coronada es Christine I, y su trabajo consiste en realizar apariciones públicas desde el comienzo del Carnaval (11 de noviembre) hasta el miércoles de ceniza, a finales de febrero.

Como homenaje a las mujeres del siglo XIX, la Princesa viste un vestido largo de terciopelo, lleva un cetro e incluso viaja en una caravana de coches con su nombre escrito en las ventanillas.

La orilla soleada

En Beuel, en la parte este del Rin, es donde el sol brilla durante más tiempo. Esta fue una de las principales razones por las que, siglos atrás, las lavadoras tendían sus coladas limpias en las praderas del lugar para que se secaran.

Die Wäscherprinzessin 2009 mit ihre zwei Wäscherfrauen

Christine I y su corte de lavanderas.

“Mi lema este año es: Met Wieber von de Sonnesick, es Karneval de schönste Zick! (‘Con las mujeres de la orilla soleada, el Carnaval es la mejor época’)”, exclama la Princesa.

La tradición actual se mueve alrededor de las mujeres tanto como lo hace alrededor del patriotismo en la localidad de Beuel, la parte de Bonn conocida hoy como la ‘orilla derecha’ del Rin. Como dato anecdótico, el cetro de la Princesa tiene la forma de un chico enseñando su trasero a los ciudadanos desde la otra orilla del río. Y la parafernalia no termina aquí: si la fiesta incluye una invitación a una comida, la Princesa lavadora tiene un babero personalizado para evitar que su vestido de terciopelo se ensucie. Puede que sea una princesa, pero aparentemente todavía quedan vestigios de la mentalidad lavandera que ni siquiera el tiempo puede limpiar completamente.

DW recomienda