“Las expropiaciones conducen a un aislamiento económico” | América Latina | DW | 02.05.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

“Las expropiaciones conducen a un aislamiento económico”

La nacionalización de empresas españolas en Argentina y Bolivia ha generado fuertes críticas en Europa. Expertos temen que las expropiaciones resulten en un empeoramiento de las relaciones y un aislamiento económico.

La nacionalización de la empresa electrica TDE (Foto: Reuters)

Celebración del 1. de mayo en Bolivia.

La Unión Europea (UE) expresó su preocupación por la decisión del Gobierno boliviano de nacionalizar la empresa Transportadora de Electricidad (TDE), filial local del grupo español Red Eléctrica. El presidente de Bolivia, Evo Morales, ordenó al Ejército asumir el control de las oficinas centrales en Cochabamba de la empresa de transmisión de energía. "Acciones como ésta envían necesariamente una señal negativa a los inversores internacionales sobre el clima de negocios e inversiones en Bolivia", dijo John Clancy, portavoz del Departamento de Comercio de la Comisión Europea.

El presidente de Bolivia Evo Morales (Foto: Reuters)

El presidente de Bolivia Evo Morales

La medida sigue a la decisión de Argentina de expropiar la participación del grupo energético español Repsol de 51 por ciento en la petrolera YPF. A nivel oficial, el Gobierno argentino defiende esta medida, argumentando que Repsol, a quien pertenece un 57 por ciento de YPF, hace años que se ocupa más de los intereses de sus accionistas que de la extracción de petróleo, que disminuye cada vez más.

Medidas desalientan a inversionistas

El economista Friedrich Heinemann, del Centro Europeo de Investigación Económica (ZEW, por sus siglas en alemán), ve en estas medidas de Argentina y Bolivia un empeoramiento de sus relaciones comerciales con la UE: “Las nacionalizaciones envían la señal de que las propiedades en manos extranjeras no son debidamente protegidas en estos países, lo que desalienta a posibles inversionistas y conduce a un aislamiento económico”.

El experto añadió que a diferencia de las adquisiciones, donde la compra de acciones de una compañía se efectúa a precios de mercado, las nacionalizaciones se caracterizan por el hecho de que los propietarios no son adecuadamente compensados por su pérdida.

Por esta razón, Axel Lindner, economista del Instituto Alemán de Investigación Económica en Halle, afirma que las expropiaciones han causado una “pérdida de confianza” entre Europa y los dos países suramericanos. “No ha de esperarse que la nacionalización se efectúe a precios adecuados”, dijo Lindner a DW y añadió que “esto llevará a que sobre todo inversionistas españoles reduzcan sus intereses económicos en el país”.

Según el ministro español de Economía, Luis de Guindos, Bolivia garantizó que va a compensar a la empresa de los costes invertidos en la red de electricidad.

España exige un justo precio" por expropiación

España no discute la soberanía energética de Argentina, sino que defiende la necesidad de que el gobierno del país latinoamericano respete la ley y pague a Repsol "el justo precio" por su parte expropiada en YPF. Repsol reclama un mínimo de 10.500 millones de dólares (unos 8.000 millones de euros) por la expropiación, un precio que el gobierno de Fernández de Kirchner ya adelantó que no está dispuesto a pagar.

La toma del control de la mayor petrolera argentina surgió tras varios meses de presiones gubernamentales para que las firmas extranjeras aumentaran las inversiones y su producción de hidrocarburos, de modo que el país pueda reducir las crecientes importaciones de combustible que erosionan su superávit comercial.

Sin embargo, ambos economistas ven en las expropiaciones solo beneficios a corto plazo para los países suramericanos “Además del apoyo político de ciertos sectores de la población y de cortos incentivos fiscales, las medidas no tendrán un gran efecto positivo en la economía”, dijo Heinemann. Una mejor solución habría sido una reforma de impuestos para compañías extranjeras, añadió.

“Argentina sentirá las consecuencias”

La presidenta de Argentina Cristina Fernández de Kirchner (Foto: Reuters)

La presidenta de Argentina Cristina Fernández de Kirchner

Las reacciones de la UE y España a la decisión del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner han sido muy negativas. El comisario de Comercio de la UE, Karel De Gucht, dijo a finales del mes pasado que Argentina sentirá "durante mucho tiempo" en su economía las consecuencias de haber expropiado la petrolera. España planteó a sus socios de la UE la exclusión de Argentina en la negociación del acuerdo de asociación entre el bloque comunitario y el Mercosur.

Heinemann piensa que España podría actuar conjuntamente con la UE y tomar una serie de medidas arancelarias que afectarían fuertemente a ambos países latinoamericanos. El experto, sin embargo, no está seguro de que los 27 miembros de la Unión tengan interés en comenzar una “guerra comercial” con Bolivia y Argentina.

España, que es el mayor mercado para los productos de biodiésel argentinos, anunció a finales de abril que recortará sus multimillonarias compras en represalia por el plan de expropiación de YPF.   

Experto: La UE seguirá invirtiendo

Tanto Heinemann como Lindner temen que las tendencias de expropiación continúen y se extiendan a otros países latinoamericanos. “Lamentablemente los Gobiernos de América Latina cometen cada cierto tiempo los mismos errores y asustan a los inversionistas extranjeros con sus políticas proteccionistas”, afirma el experto del ZEW, quien calificó el fenómeno como “inquietante”.

Sin embargo, Jorge Gordin, experto en asuntos argentinos en el Instituto de Estudios Latinoamericanos del GIGA en Hamburgo, dijo a DW que cree que España y la UE seguirán, a pesar de todo, invirtiendo en Bolivia y Argentina. “España sabe que no se trata solo de YPF y TDE, sino también de muchas otras companías en sectores claves de la economía como el sector telefónico”, dijo Gordin, y añadió que ésta ha sido razón principal por la cual la UE todavía no ha tomado represalias contra los dos paises latinoamericanos. “España tiene que hacer el cálculo de sus inversiones globales sobre todo ante su debilidad financiera actual”, argumentó el experto.

Autor: Gabriel Domínguez

Editora: Emilia Rojas

DW recomienda