1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

La xenofobia aumenta en el este de Alemania

Aunque pareciera que el extremismo de derecha baja, la xenofobia, los prejuicios contra los inmigrantes y el anti-semitismo tienen creciente respaldo entre la población del este de Alemania, advierte un estudio.

default

Manifestación neonazi en Leipzig.


"Las tendencias anti-democráticas, el nacionalismo exacerbado y la hostilidad hacia los extranjeros se han debilitado en el 2008 con respecto a los años anteriores", sostiene un estudio realizado por los investigadores Oliver Decker y Elmar Brahler, de la Universidad de Leipzig, una investigación encargada por la Fundación Friedrich Ebert, cercana al co-gobernante partido socialdemócrata alemán.

Es la cuarta ocasión que los investigadores someten a análisis las tendencias ultraderechistas de la población y llegaron a la conclusión de que mientras que en la parte occidental del país las tendencias ultraderechistas son respaldadas por un 21,1% de la población, 5,5% menos que el año pasado, la hostilidad hacia los extranjeros y la xenofobia aumentó en el este de Alemania (la ex-RDA), considerablemente.

Aunque comparando los datos con los resultados de años anteriores éstos indican que en general la tendencia extremista de derecha es menor´, las cifras son engañosas. Una encuesta realizada entre 2500 ciudadanos entre mayo y junio pasado, constató que las posturas extremistas y xenófobas gozan de una amplia aceptación en las distintas capas sociales y en la parte oriental el fenómeno ultraderechista es creciente.

Deutschland Antisemitismus Ausstellung in Berlin

Persisten los prejuicios contra los judíos.

Nivel de xenofobia nunca visto

Los investigadores constataron en el este de Alemania un auge xenófobo nunca antes visto. Una tercera parte de los encuestados aseguró que los inmigrantes que llegan a Alemania sacan provecho al Estado social y que deberían ser repatriados pues de por sí ya hay en Alemania demasiados extranjeros. Esta postura es defendida ampliamente entre desempleados y jubilados.

Según el estudio en la parte occidental del país, los sentimientos racistas y xenófobos han disminuido. Un 21,1 por ciento de la población encuestada apoyó posturas ultraderechistas. Hace dos años el porcentaje fue de 26,7 por ciento.

Los resentimientos antisemitas siguen manteniéndose constantes en la cabeza de los alemanes. Los investigadores aseguran que uno de cada diez alemanes considera la influencia judía demasiado grande, cree que los judíos son tramposos y reconoce en ellos algo singular que no concuerda con la cultura alemana. En la parte oriental, el antisemitismo avanza. Mientras que hace dos años este tipo de afirmaciones tenían el respaldo de un 4,2 por ciento de la población hoy en día las consignas anti-judías son apoyadas por un 7,9 por ciento de la población, casi el doble.

Neonazi vor NPD-Fahne

Extremistas de derecha: una estrecha visión del mundo.

Un líder fuerte

Aunque las tendencias ultraderechistas se han reducido en la parte occidental del país, uno de cada ocho alemanes anhela volver a tener un líder fuerte que conduzca el país con mano firme. Uno de cada cinco cree que en tiempos de turbulencias como éstos, el país necesita un partido único fortalecido, que represente a la población en general.

Los investigadores consideran que 7,6% de los encuestados tiene una cerrada visión y tendencias ultraderechistas. Hace dos años este porcentaje era de 8,6. Pese a ello los sociólogos afirman que Alemania tiene una democracia estable y una actitud de alerta ante el extremismo de derecha, pero si urgen, de cara a los resultados, a intensificar la labor de sensibilización y educación política, que ya ha dado resultados los últimos diez años. Sólo así, según los autores, hay esperanza de que la tendencia sea detenida en aquellas regiones particularmente vulnerables como el este de Alemania, en donde el mercado laboral y el nivel de vida de la población no se ha igualado aún a los niveles occidentales, lo que se convierte en combustible para los sentimientos ultraderechistas.

DW recomienda