1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

La UE tiene la mira puesta en Berlín

Ya antes de la cumbre extraordinaria del Gobierno alemán sobre la crisis de refugiados está claro que la canciller Angela Merkel se queda cada vez más sola en Europa. Bernd Riegert informa desde Bruselas.

El primer ministro bávaro y la canciller Merkel.

El primer ministro bávaro y la canciller Merkel.

Bruselas sigue con atención las disputas internas en el Gobierno de coalición alemán, compuesto por los partidos cristianodemócratas CDU/CSU y el socialdemócrata SPD, que el próximo domingo (01.11.2015) se reúne para abordar la crisis de refugiados.

Hasta ahora, la canciller alemana, Angela Merkel, ha rechazado restringir el paso de los refugiados en la frontera austro-bávara, como exige el primer ministro de Baviera, Horst Seehofer. La mandataria germana sigue buscando una solución europea. No obstante, disminuye el número de sus aliados en la UE.

Por su parte, Sigmar Gabriel, jefe del SPD, advierte que la disputa entre el CDU y su ala bávara, el CSU, podría afectar la capacidad de maniobra del Gobierno.

Merkel se queda sola

Hungría fue el primer país europeo en construir una valla fronteriza.

Hungría fue el primer país europeo en construir una valla fronteriza.

Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, teme ante todo una crisis de Gobierno en Alemania. Y es que la canciller Merkel y la Comisión Europea son los últimos grandes actores junto a Suecia y Luxemburgo que siguen apostando por una solución europea. La mayoría de los demás países dejan pasar a los refugiados para no tener que atenderlos. Algunos países como Austria y Eslovenia plantean la posibilidad de construir vallas, para proteger sus fronteras sureñas.

Hungría advierte de hipocresía

El actual presidente del Consejo Europeo, el ministro de Relaciones Exteriores luxemburgués, Jean Asselborn, sigue apoyando a Merkel. En una entrevista con la cadena de televisión alemana ZDF, defendió vehementemente la política de fronteras abiertas, y dijo que la acogida de refugiados no está a discusión. “Quien no lo entienda, no ha entendido la esencia de la Unión Europea”, agregó.

Por su parte, el ministro del Interior de Hungría, Peter Szijjarto, pidió a los vecinos europeos que dejen de ser “hipócritas”. El rotativo checo Pravo tampoco confía mucho en la estrategia de la canciller federal alemana. El medio cree que solo con vallas y barreras se podrá frenar la fluencia de refugiados. “¿Cuánto tiempo pasará hasta que el Ejército alemán empiece a controlar la frontera con Austria y Checoslovaquia?”, pregunta Pravo.

¿Se avecina un cambio en Suecia?

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, insiste en que la crisis de refugiados es un problema de los países de destino y no de los países de tránsito, como Italia. El Gobierno griego comparte esta postura. De acuerdo con el ministro heleno de Relaciones Exteriores, “el origen del problema está en Turquía”.

Por su parte, el periódico francés Le Figaro dijo lo que muchos piensan en voz baja: “Angela Merkel tiene gran parte de la culpa por haber abierto las puertas de Europa a la miseria del mundo”. Un comentarista del rotativo británico Financial Times incluso cree que se acerca el fin del Gobierno de Merkel, puesto que ha perdido el apoyo en sus propias filas.

En Suecia, hasta ahora el primer ministro socialdemócrata, Stefan Löfven, había mostrado la misma disposición a acoger a los refugiados que Merkel. Sin embargo, los tiempos están cambiando. Según encuestas recientes, la mayoría de los suecos rechaza la acogida de más refugiados y solicitantes de asilo. Las leyes de asilo ya han sido endurecidas. Al respecto, el ministro de Justicia del país nórdico dijo: “Seguiremos brindando ayuda, pero Suecia tampoco puede acoger a un número ilimitado de personas”.


DW recomienda