1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

La UE se pone a 'reflexionar' nuevamente y envía misión a Kosovo

Los 27 líderes de la UE acordaron hoy en el Consejo de Bruselas, uno de los más insípidos de los últimos tiempos, crear un 'grupo de sabios' encabezado por el ex presidente del Gobierno español Felipe González para definir el futuro del bloque entre 2020 y 2030, además de enviar, después de Navidad, una misión civil a Kosovo.

No es la primera vez que el bloque europeo se sienta 'a pensar' sobre su futuro. Lo hizo tras el golpe por el rechazo de Francia y Holanda, en sendos referendos, a la fracasada Constitución Europea en

2005. Pero ahora, el reto es mucho más ambicioso desde el punto de vista del horizonte temporal.

La designación de González fue valorada hoy por el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, como 'el reconocimiento' a la labor proeuropea del ex jefe socialista del

ejecutivo. 'Es un orgullo', dijo Zapatero, que ese cargo recaiga en su colega de filas ideológicas.

El 'Consejo de Sabios' -que debe entregar su informe sobre el futuro de la UE antes de junio de 2010- tendrá dos vicepresidentes.

Se trata de la ex presidenta letona Vaira Vike-Freiberga, conocida como la 'dama de hierro' de la Europa Oriental, y el ex presidente del Consejo de Administración del fabricante de teléfonos finlandés Nokia, Jorma Olilla.

La candidatura de González, de 65 años, fue propuesta por la canciller germana, Angela Merkel, y por el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy.

Oficialmente llamado 'grupo de reflexión', el Consejo de Sabios deberá 'tomar en cuenta probables acontecimientos de dentro y fuera de Europa y examinar en particular cómo se puede servir mejor a la estabilidad y prosperidad de la UE'.

En una de las cumbres más insípidas de los últimos tiempos, tras la firma ayer -en tono eurofestivo- en Lisboa del nuevo Tratado de la UE (formalmente Tratado de Reforma), los 27 alcanzaron un acuerdo sobre quizás uno de los pocos temas sensibles en la agenda de esta cumbre casi monotemática y monocolor: el envío de una misión civil a Kosovo.

El momento es especialmente sensible dado que los líderes kosovares de esa provincia del sur de Serbia han anunciado una declaración de independencia unilateral de manera inminente.

En ese sentido, Zapatero aseguró que Madrid 'se reservará el derecho' en caso de que se produzca esa declaración a 'reconocer o no' un 'Kosovo independiente'.

'La situación de Kosovo es muy sui generis, muy excepcional. El Gobierno tomará una decisión (en caso de declaración de independencia) en función de sus propias convicciones', agregó Zapatero en rueda de prensa posterior al Consejo.

Los 27 también hablaron hoy del futuro de Serbia, la cual rechaza de plano cualquier escisión de Kosovo, con apoyo de Moscú.

Se acordó que la posible pertenencia de Serbia al bloque comunitario 'podría ser acelarada' sólo en caso de que Belgrado coopere plenamente con el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY).

En concreto, la UE recuerda a Serbia que debe entregar a La Haya a dos 'prominentes' criminales de guerra: el ex general serbio Ratko Mladic y el ex líder serbobosnio Radovan Karadzic, acusados por la matanza -en 1995- de cerca de 7.000 bosniomusulmanes del enclave de Srebrenica, al este de Bosnia.

En ese sentido, el primer ministro portugués, José Sócrates, presidente de turno de la UE, aseguró que los 27 están comprometidos en 'llevar la voz cantante' en el sensible tema de Kosovo.

'La UE hará todo lo que pueda para garantizar la paz, la seguridad y el desarrollo en esa región', aseguró.

Está previsto que la UE envíe a Kosovo un contingente de cerca de 1.800 civiles, con la misión de reconstruir el sistema judicial.

'Es la señal más clara que puede dar la UE sobre su intención de llevar el liderazgo sobre el futuro de Kosovo', agregó Sócrates, que preside la UE hasta fines de 2007.

Kosovo, con cerca de 2,2 millones de habitantes -la mayoría de los cuales de etnia albanesa-, es administrado por Naciones Unidas desde 1999, cuando las bombas de la OTAN lograron frenar la 'limpieza étnica' que llevaban a cabo los serbios.

Actualmente, la Alianza Atlántica tiene desplegados -bajo el 'paraguas' de la KFOR (fuerza para Kosovo)- cerca de 16.000 hombres. (dpa)