1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

La UE propone nuevo mecanismo financiero para ayudar a América Latina

La Comisión Europea (CE) propondrá a los países latinoamericanos un nuevo mecanismo de financiación para proyectos claves de infraestructura, a efecto de que la crisis no haga detener las inversiones.

default

Benita Ferrero-Waldner (dcha.) y José Manuel Durao Barroso.

Benita Ferrero-Waldner, la comisaria para las Relaciones Exteriores, lo planteó el martes (13.05.2009) ante la XIV Conferencia Ministerial de la Unión Europea (UE) y los países del Grupo de Río como contribución central europea.

La comisaria dijo que Bruselas está estudiando la posibilidad de crear ese mecanismo para presentarlo en la próxima cumbre birregional de jefes de Estado y gobierno de la UE, América Latina y el Caribe (ALCUE), que se celebrará en la primavera de 2010, bajo la presidencia rotativa española de la Unión Europea.

"Estamos estudiando la posibilidad de crear un mecanismo financiero que tenga como objetivo facilitar la financiación de acciones concretas en energía, infraestructuras e interconectividad en general", explicó Ferrero-Waldner.

Según los planes, el programa contará con los fondos ya programados dentro del capítulo de la cooperación con América Latina, es decir, no supondría dinero fresco, pero serviría de "palanca" para generar nuevos créditos productivos. Para el periodo 2007-2013, la UE ha programado ya 2.690 millones de euros destinados a América Latina.

Lo nuevo es que la CE está revisando la forma y los mecanismos de asignación de esos créditos, de común acuerdo con los socios latinoamericanos, con el objetivo de aumentar su eficacia y dar una respuesta adecuada a la nueva situación creada por la crisis.

Reorientar fondos hacia la lucha contra la crisis

La estrategia de la Comisión Europea para América Latina para los años 2007 a 2013 incluye actualmente entre sus principales puntos la lucha contra la pobreza, la desigualdad y la exclusión; el apoyo a la integración en la región; el intercambio educativo; el apoyo a los mecanismos democráticos, el buen gobierno y los derechos humanos, así como el desarrollo sostenible, con énfasis puesto en el medio ambiente, la seguridad energética y el cambio climático.

Pero dada la dificíl situación por la que atraviesan tanto las economías de la UE como las del Grupo de Río como consecuencia de la crisis económica mundial y en vista de la Conferencia sobre el Cambio Climático que tendrá lugar en diciembre en Copenhague, esta reunión ministerial “ofrece la oportunidad para reasignar fondos de acuerdo con la actual agenda internacional, concentrándolos en el combate contra la crisis financiera y el cambio climático”.

Ferrero-Waldner recordó además que este año se cumple el décimo aniversario de la creación de la relación estratégica entre Europa y el Grupo de Río, y el veinticinco aniversario del llamado "Diálogo de San José", de la UE con Centroamérica. Ambas son "buenas razones para celebrar nuestra cooperación, especialmente en estos momentos en que necesitamos trabajar juntos", resaltó.

Un momento oportuno

Ferrero-Waldner animó a los participantes a aprovechar el encuentro de Praga para analizar las diferentes negociaciones que la UE mantiene "con vistas a alcanzar acuerdos ambiciosos y que beneficien a nuestras sociedades".

Igualmente sugirió "reflexionar sobre cómo actualizar nuestras relaciones a la luz de los nuevos retos y cómo utilizar mejor los recursos que tenemos a nuestra disposición".

Otro representante europeo, el ministro checo de Asuntos Exteriores, Jan Kohout, que ejerce la presidencia de turno del Consejo de la UE, llamó la atención sobre el hecho de que, "éste es un momento oportuno" para la cooperación multilateral, ya que "hay un nuevo presidente en la Casa Blanca que ha dicho que le gusta el multilateralismo, aprovechémoslo".

Al encuentro UE-Grupo de Río le sigue el 14 de mayo una reunión ministerial de la UE con América Central, el Mercosur, México y Chile, para analizar el estado de las relaciones bilaterales de la UE con esas regiones y países, de tal forma que la cita en Praga es toda una cumbre entre la UE y América Latina.

Autor: Pablo Kummetz

Editora: Emilia Rojas Sasse

DW recomienda