1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

La UE pide a Hungría recuperar ayudas estatales a línea aérea Malev

La Comisión Europea ordenó a Hungría que recupere las millonarias ayudas de Estado que ha concedido a la línea aérea húngara de bandera Malev en el marco de un proceso de renacionalización de la empresa. Según Bruselas, la ayuda del Estado viola el derecho comunitario de la Competencia.

De acuerdo con el derecho comunitario, los gobiernos de la UE sólo pueden conceder ayudas en condiciones normales de mercado. "Malev no habría podido lograr una financiación similar bajo condiciones de mercado", asegura Bruselas en un comunicado.

Por otro lado, según exigió el ejecutivo de Bruselas, Malev "no ha logrado probar de qué manera podra volver a ser una empresa viable". Bruselas no ha especificado el monto exacto que Malev deberá devolver a partir de las ayudas concedidas entre 2007 y 2010. La cifra está cercana a los 280 millones de euros.

Entretanto, Hungría enfrenta una semana decisiva: el Fondo Monetario Internacional (FMI) quiere analizar si el país está dispuesto a renunciar a su controvertida política económica, como condición para otorgarle un nuevo crédito. Y es que después de que los inversores internacionales perdieran la confianza en un cambio económico, al golpeado país europeo le amenaza la bancarrota si no llega a obtener ayuda internacional.

Las grandes agencias de rating evalúan los bonos de deuda húngara como altamente especulativos y los sitúan en el nivel de bonos basura. Y en tiempos de crisis, con los mercados nerviosos, a la nota de las agencias se unen los numerosos signos de desconfianza enviados por la controvertida e imprevisible política económica de Budapest.

Contra las advertencias del FMI y la UE, el primer ministro húngaro, el conservador derechista Viktor Orban, limitó la independencia del banco central y las competencias de actuación en política económica de futuros gobiernos. Pero la caída en picado de su moneda, el florín, y el castigo de los mercados financieros le obligaron a dar su brazo a torcer: el miércoles, Orban enviará a Washington a su negociador, Tamas Fellegi, para "sondeos informales" con la directora ejecutiva del FMI, Christine Lagarde. A continuación, se anuncia un viaje a Bruselas (dpa).