1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

La UE exhorta al diálogo en Venezuela

Que la UE se preocupa por la situación en Venezuela y que debería actuar se dice rápido. Pero, ¿quién es esa UE y cómo puede actuar? La UE exhorta a diálogo en Venezuela, otro mecanismo no tiene dicen especialistas a DW.

Que Venezuela preocupa a los europeos podría cuantificarse. Por un lado, desde febrero de 2007 son nueve las resoluciones del Parlamento Europeo llamando la atención a Caracas, no sólo, pero mayormente por asuntos de derechos humanos.

Por otro lado, desde septiembre de 2015 ha habido cinco pronunciamientos desde el Servicio Europeo de Acción Exterior. También en más de una ocasión la preocupación ha llegado al Consejo de Ministros del Exterior. Como esta semana, que a raíz de la pugna entre los poderes posterior a las elecciones, los europeos subrayaron una vez más la necesidad del diálogo.

Impaciencia

La economía apremia; la criminalidad azota al país; la institucionalidad de esa democracia está en entredicho. En esta situación, los más impacientes se preguntan ¿son suficientes estas declaraciones?

“Nunca estuve contenta con lo que la UE hizo con Venezuela. Siempre pensé que era nuestro deber, hacer más, actuar más. Es normal pedir diálogo cuando hay violencia en las calles, pero ahora hay resultados electorales que no son respetados”, responde a DW Renate Weber, eurodiputada de Rumania de la bancada de los liberales.

Weber –que ha estado presente y ha presidido misiones electorales europeas en América Latina- lamenta mucho que Venezuela, por ejemplo, no haya permitido una observación electoral prolongada.

“Cuando Nicolás Maduro se presentó como candidato –algo clarísimamente inconstitucional- la comunidad internacional aceptó lo inaceptable”, recalca la abogada constitucionalista y exjuez de la Corte de Derechos Humanos de Estrasburgo. Tampoco ve con buenos ojos que los organismos regionales como UNASUR y OEA acepten, en su opinión, manipulaciones institucionales invocando la soberanía de los pueblos.

Renate Weber Mitglied Europaparlament

Renate Weber

Ninguna relación

Pero, aparte de invocar la moderación, ¿habría algo más que podría hacer la UE para impulsar un cambio en la situación? “No pienso que la UE tenga ningún mecanismo de presión. Nunca lo tuvo sobre países como Cuba. No lo tiene tampoco sobre Venezuela », dice a DW el politólogo belga Sebastián Santander, catedrático de la Universidad de Lieja. Desde que Caracas dejó la Comunidad Andina en 2006, entre la UE y el gigante petrolero latinoamericano no existe ningún espacio común.

Y si bien es cierto que desde el 2012 es miembro regular del Mercosur, “Venezuela no es de los países que están negociando el acuerdo con la UE”, recuerda Santander. Por otro lado, Venezuela como muchos otros países latinoamericanos de renta media ha dejado de tener relaciones de cooperación bilaterales con la UE.

¿La UE o sólo España?

“Esta situación está dañando al pueblo venezolano con quien tenemos vínculos muy estrechos”, decía a la prensa en Bruselas el ministro español de Exteriores, José Manuel García-Margallo recalcando que la tensión política afectará más aún la grave situación económica, también la de las empresas españolas en el país.

Syrien Spanische Journalisten werden vermisst Jose Manuel Garcia-Margallo

José Manuel García-Margallo

¿Es esto el motivo de que sea España, una vez más, la que lleva el tema a nivel europeo? “No solamente”, responde Santander, “España siempre se ha considerado como el puente hacia América Latina. Estos últimos años, la UE y la mayoría de sus miembros se han interesado muy poco por continente latinoamericano. El gobierno Rajoy quiere aprovechar la ocasión de un tema sensible para interesar a los demás”.

Por otro lado, “es verdad que España toma la palabra mucho más que los otros países cuando se trata de América Latina y Venezuela. Es que los otros países no se interesan tanto en temas de países que están tan lejos. Los países de la UE se comportan de manera más pragmática. Si tengo un interés hablo, si no tengo ningún interés no me importa tanto”, acota Weber.

Así las cosas, con poco interés por parte de los Estados europeos, con pocos espacios políticos y económicos comunes, ¿el camino es arrimar el hombro a instancias panamericanas? “Es necesario tener una coordinación a nivel internacional. Mercosur es nuestro socio; en UNASUR está Ecuador con quien estamos firmando un acuerdo”, afirma Weber. En todo caso, al parecer, ése es el espacio que el Servicio Europeo de Acción Exterior, la diplomacia europea, identifica como apto para apoyar el diálogo necesario en Venezuela.