La tercera travesía de Lev Tahor | América Latina | DW | 02.09.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

La tercera travesía de Lev Tahor

Los miembros de la secta ultraortodoxa judía que fueron expulsados de una localidad de Guatemala se encuentran ya en la capital de ese país, reportan medios locales.

La travesía desde San Juan la Laguna hacia la capital de Guatemala fue para muchos miembros de la comunidad ultraortodoxa judía Lev Tahor la tercera en menos de un año. Muchos de los judíos expulsados tenían poco de haber llegado al país centroamericano: en noviembre de 2013 habían salido de Quebec hacia Ontario, en Canadá.

Según reportó la cadena pública CBC, la congregación era investigada por las autoridades canadienses. Éstas habían manifestado su preocupación por el estado de salud y por el desarrollo educativo de los menores de edad miembros de Lev Tahor.

Se acusaba a la comunidad ultraortodoxa entre otras cosas de suministrar a los menores melatonina, sustancia utilizada para combatir condiciones derivadas del déficit de atención infantil. Presuntamente, los miembros de Lev Tahor daban melatonina a los menores a fin de controlar su comportamiento.

Comunidades indígenas acusaron a Lev Tahor de amenazar sus costumbres.

Comunidades indígenas acusaron a Lev Tahor de amenazar sus costumbres.

Además, las autoridades canadienses afirmaban que los pequeños de la comunidad en edad escolar no recibían educación suficiente; por ejemplo, eran incapaces de realizar operaciones matemáticas básicas.

Los líderes de Lev Tahor han negado persistentemente todas las acusaciones.

Ante los primeros indicios de que instancias sociales del gobierno canadiense procederían para lograr la protección de los niños, la secta decidió abandonar poco a poco Quebec, y luego, en un segundo viaje, salir del país.

Equipaje de dificultades

A comienzos de marzo comenzaron a llegar a Guatemala para unirse a otros cientos de miembros de Lev Tahor que se se encontraban en el país centroamericano. Los ultraortodoxos tuvieron dificultades en Trinidad-Tobago, una de sus escalas, donde algunos fueron detenidos. Finalmente llegaron a San Juan la Laguna, donde permanecieron solo cinco meses.

El pasado 29 de agosto, 230 personas de dicha congregación tuvieron que partir de nuevo: abandonaron San Juan la Laguna luego de que el Concejo de Ancianos de dicha población decidiera expulsarlos por considerar que amenazaban las costumbres de la población indígena local.

En un principio se habían abstenido de revelar su nuevo destino, “por razones de seguridad”. Medios guatemaltecos reportan este martes que la comunidad se aloja ahora en un viejo edificio de oficinas en la capital de Guatemala. Lo que nadie sabe es cuánto permanecerán en ese lugar.

DW recomienda