1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía alemana

La tasa de desempleo alemana se redujo en junio a la mejor marca desde 1991

La tasa de desempleo alemana se redujo en junio hasta el 6,2 por ciento, la mejor marca desde 1991, gracias a que la economía de Alemania sigue creciendo, y a pesar de la escalada de la crisis griega.

La tasa de desempleo en Alemania se redujo una décima hasta el 6,2 por ciento, el mejor dato para junio en 24 años, gracias a la buena marcha de la mayor economía europea y pese a la escalada de la crisis en Grecia.

Así lo informó este martes (30.6.2015) la Oficina Federal de Empleo (BA), según la cual junio cerró con 2,711 millones de personas sin empleo, unas 51.000 menos que el mes pasado y 122.000 menos que hace un año. Los analistas esperaban una caída del desempleo ligeramente mayor. "El mercado de trabajo siguió desarrollándose de forma favorable en junio. El desempleo volvió a caer al final de la fase de reactivación de primavera (boreal)", destacó el jefe de la BA, Frank-Jürgen Weise, sobre la novena caída consecutiva en la cifra de desempleados.

También en términos desestacionalizados el desempleo de junio se redujo moderadamente, hasta los 2,786 millones de personas sin trabajo, 1.000 menos que en mayo. La buena marcha del empleo se reflejó en los puestos de trabajo vacantes: las agencias de empleo ofrecieron 572.000 en junio, 78.000 más que hace un año. "Se busca mano de obra sobre todo en sectores como metalúrgica, comercio, tránsito y logística", señaló la BA.

Riesgos a corto y mediano plazo

El mercado laboral alemán lleva meses encadenando datos récord de ocupación. Sin embargo, los economistas advierten de que en la segunda mitad de año la creación de empleo podría desacelerarse y que el desempleo podría incluso aumentar ligeramente. La razón es que el crecimiento de la economía fue algo más moderado en el primer trimestre del año. Además, el nuevo salario mínimo creado este año por el gobierno de Angela Merkel redujo el número de los llamados "mini-jobs" (miniempleo de no más de 450 euros al mes).

Por el contrario, la escalada de la crisis griega aún no se refleja en los datos de empleo, según los expertos, si bien muestra efectos en los datos de confianza empresarial y podría reducir así de forma indirecta la disposición a contratar mano de obra en un futuro. Weise vio por el momento pocos riesgos derivados de la situación en Grecia para el mercado laboral alemán debido a que el vínculo económico entre ambos es reducido, pero apuntó a riesgos a corto y medio plazo. Sobre todo una bancarrota griega podría costar a los bancos alemanes casi 90.000 millones de euros, añadió el jefe de la BA, que rescató como señal positiva los buenos datos que ofrecen otros países en crisis como España.

CP (dpa, efe)