1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

''La sociedad civil, crucial para el futuro de la democracia''

La calidad de la democracia se ve amenazada por una serie de fenómenos que el politólogo inglés Colin Crouch engloba con el término "postdemocracia". DW WORLD habló con él sobre el dilema democrático actual y global.

default

Colin Crouch, autor de "Postdemocracia".

De acuerdo con una encuesta realizada por la Fundación Friedrich Ebert, uno de cada tres ciudadanos alemanes duda que la democracia ofrezca soluciones a sus problemas. El escepticismo acerca de la democracia cunde en muchas otras latitudes. Colin Crouch presenta algunas de las causas de este desencanto con la democracia en su libro Postdemokratie . La versión alemana de la obra fue presentada recientemente.

En ella, el autor habla del efecto que las transnacionales, los cabilderos y los expertos en relaciones públicas tienen sobre las instituciones que representan la democracia formal. Sobre cuestiones concretas relacionadas con la postdemocracia y sus dilemas, y sobre el futuro que le espera a la democracia, DW WORLD habló con el académico de la Universidad de Warwick.

DW WORLD: Muchos gobiernos parecen actuar en interés de las grandes empresas multinacionales. El debate público ha sido invadido por compañías de relaciones públicas y los parlamentos, por cabilderos. ¿No constituye todo ello, por lo menos técnicamente hablando, el final de la democracia tal y como la conocemos?

Colin Crouch: Los gobiernos no pueden trabajar solamente para las grandes multinacionales en países donde las instituciones democráticas son fuertes, y del mismo modo, los expertos en relaciones públicas no pueden controlar todo el debate. Ahí donde los gobiernos se enfrentan a elecciones fuertemente reñidas, no les es posible

Wladimir Putin bei Dmitri Medwedew

"Rusia jamás ha vivido una democracia sólida", según Crouch.

ignorar las necesidades del ciudadano común. De hecho, una de las razones por las cuales las empresas tienen tanto poder político es porque los gobiernos dependen del éxito económico para satisfacer las necesidades de la gente. Son las empresas las que parecen tener las respuestas a dichas necesidades. Por otra parte, si la sociedad civil que actúa fuera del universo político es fuerte y vigorosa, no hay manera de que las compañías de relaciones públicas controlen todo el debate público. Recordemos que mi libro Postdemocrazia (N. de la R.: título original de la versión inglesa) se refiere a lo que sucede en sociedades donde hay fortaleza en las instituciones democráticas; aborda lo que ocurre dentro de las instituciones democráticas, pese a la fuerza de éstas. Las mismas fuerzas que usted menciona –las multinacionales y las empresas de relaciones públicas- serían mucho más dañinas en un entorno en el que la democracia es joven y sin contenido.


En la Grecia antigua, Pericles promovía la democracia mientras en el país prevalecía la esclavitud. Desde entonces, la democracia ha estado siempre acompañada de la contradicción. En este sentido, ¿no serían los fenómenos que usted describe en su libro parte de la evolución natural de la democracia a lo largo de la historia?

El significado de la democracia depende del demos, del pueblo. A principios del siglo XX, las mujeres aún eran excluidas de la vida ciudadana en sociedades que, por lo demás, se consideraban a sí mismas democráticas. Hoy se excluye a personas de determinada edad, a extranjeros que viven en ciertos países, y en algunos países como Estados Unidos, a gente con algún historial criminal específico. El debate acerca de la inclusividad de la democracia es distinto al de la calidad democrática; yo me ocupo de éste y no de aquel.

¿ Hay postdemocracia en América Latina? Siga leyendo...

DW recomienda