La semana en breve | De Facto | DW | 13.01.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

De Facto

La semana en breve

Renuncia del presidente del Banco Nacional Suizo. En Berlín se prepara la próxima cumbre de la Unión Europea, mientras altas y bajas generan incertidumbre en la interminable saga de la crisis de deuda de la eurozona.

default

No sólo en Italia y España, el euro tendrá que seguir superando pruebas.

La semana se inició con la renuncia del presidente del Banco Nacional Suizo (SNB). Philipp Hildebrand, dimitió con efecto inmediato debido a un polémico negocio de especulación con divisas realizado por su esposa.

“Tras comprobar exhaustivamente toda la documentación, he llegado a la conclusión de que me resultará imposible demostrar, de forma concluyente, que mi esposa realizó la transacción con divisas sin mi conocimiento” , reconoció el ahora ex presidente del Banco Nacional Suizo en Berna.

Su esposa – una ex ejecutiva financiera – compró 500.000 dólares en agosto de 2011, mientras el franco suizo mantenía una fuerte cotización frente a la divisa estadounidense. Dos meses más tarde, Kashya Hildedrand obtuvo beneficios por unos 55.000 euros al cambiar de vuelta dólares por francos. Para entonces, el banco presidido por su esposo había puesto límite a la cotización de la moneda suiza, y el euro y el dólar subían frente al franco.

Hungría en apuros

Miembro de la Unión Europea, aunque no de la zona euro, Hungría se perfila como un nuevo dolor de cabeza en la región. Su moneda, el florín, alcanzó el más bajo nivel de su historia frente al euro. Los intereses de los bonos estatales húngaros ascendieron drásticamente. Y Bruselas acusa al gobierno conservador de Viktor Orban de infringir el derecho comunitario con nuevas leyes que restan independencia al banco central húngaro.

“Usaremos todos nuestros poderes para asegurarnos de que Hungría cumpla con los principios y valores de La Unión Europea y confío que lo lograremos”, aseguró el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, mientras el organismo comprueba si la reciente reforma constitucional húngara contradice los tratados europeos.

Viktor Orban

El Gobierno de Viktor Orban no recibirá ayuda financiera del FMI, por ahora.

Antes, el comisario europeo de asuntos económicos, Olli Rehn, había advertido al Gobierno de Hungría con serias consecuencias, si no toma medidas para rebajar el elevado déficit público: "Como Hungría no es miembro de la eurozona, no puede ser sancionado financieramente por esta vía. Pero podemos bloquear las ayudas que el país recibe del fondo de cohesión”, precisó Rehn en Bruselas.

Pero no sólo la Unión Europea pide reformas económicas a Hungría. El país, que ya recibió un crédito de 20 mil millones de euros del FMI, la Unión Europea y el Banco Mundial para evitar su bancarrota en 2008, no podrá contar por el momento con nuevas ayudas solicitadas al FMI. Antes, aseguró la directora gerente del organismo en Washington, Christine Lagarde, Hungría debe estabilizar su economía y recuperar el apoyo de las instituciones europeas.

España e Italia: "bonos sorpresa"

La primera venta de deuda pública de dos de los países en crisis que más preocupación generan en Europa, salió mejor de lo esperado. España recaudó 10 mil millones de euros con bonos a tres y cuatro años. Italia se hizo con 12 mil millones con bonos a un año. Ambos países lograron rebajar los intereses de sus bonos estatales. Italia, a alrededor de la mitad del casi seis por ciento que le costaran en diciembre pasado. España, al 3,38 por ciento, un punto porcentual menos que el pasado año.

“Las medidas de ajuste han sido reconocidas por los mercados, que nos permiten ahora financiar más a menores costos”, explicaba un analista de bolsa. Los recortes presentados por el primer ministro italiano, Mario Monti, y los anunciados por el recién electo primer ministro español, Mariano Rajoy, han generado optimismo en los mercados.

“Se trata de aprovechar todo el potencial de un continente integrado, para impulsar su crecimiento. Y eso aún no lo hemos logrado”, dijo ante el Parlamento de su país un optimista Mario Monti, que abogó por la pronta aprobación del pacto fiscal de la Unión Europea. Pero la deuda de Italia sigue siendo la segunda mayor del bloque. Los problemas presupuestarios de España siguen por resolver. Grecia no sale del atolladero. Y la sombra de la recesión continúa rondando a Europa.

Angela Merkel Nicolas Sarkozy Mario Monti

El dúo Merkozy", convertido en trío "Merkonti": Merkel (i), Sarkozy (c) y Monti (d) (foto de archivo).

UE: la cumbre sin fin

Cumbres y minicumbres siguen a la orden del día frente a la crisis de deuda de la eurozona. Así que mientras se acerca el próximo cónclave de la Unión Europea, programado para fines de este mes, Berlín fue sede esta semana de varios encuentros preparatorios. La canciller alemana, Angela Merkel, recibió al presidente francés, Nicolas Sarkozy, a la jefa del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, y al jefe de Estado italiano, Mario Monti.

“Nuestra intención es que ningún país tenga que salir de la zona euro. Si uno mira los datos de Grecia, es evidente que la participación de acreedores privados es una condición necesaria pero no suficiente para que el país halle una salida razonable a la crisis. Además, deben ser implementadas las medidas recomendadas por la Troika. El recorte voluntario de la deuda acordado con los bancos debe ser una clara señal: Grecia debe recibir una oportunidad, pero su caso será una excepción.”, advirtió Merkel, tras reunirse con Sarkozy.

Pero no sólo sobre las obligaciones de Grecia se negoció estos días en Berlín. También fueron tema: el pacto fiscal para fijar techos de deuda en todos los países de la Unión Europea, el impuesto a las transacciones financieras y la aceleración del mecanismo de rescate del euro.

“La canciller alemana y yo nos proponemos que Europa aprenda a tomar decisiones y a implementarlas con mayor rapidez. Además, acordamos adelantar la entrada en vigor del Mecanismo Europeo de Estabilidad para julio de 2012, y estamos dispuestos a acelerar su capitalización. Queremos salvar y apoyar al euro. Y queremos exhortar al Banco Central Europeo a hacer todo para que el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera funcione con eficiencia”, resumió el presidente francés, Nicolas Sarkozy.

Al dúo “Merkozy” se sumó claramente esta semana el primer ministro italiano, Mario Monti. Durante su visita a Berlín, Monti ofreció el apoyo de su país al empeño de Alemania y Francia, y recibió la aprobación de Merkel por el curso de sus primeros paquetes de recortes.

Autora: Rosa Muñoz Lima

Editor: Enrique López Magallón

Enlaces externos

Audios y videos sobre el tema