1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

"La presión de la calle vuelve a la política"

Nuevas protestas se anuncian en Ecuador, a pesar de que el gobierno ha paralizado la ley de impuestos a herencias y plusvalía. Han sido sólo el detonante de un latente descontento, opina especialista consultado por DW.

A pesar de que el gobierno ecuatoriano ha retirado, temporalmente, los proyectos de herencias y plusvalía que motivaron protestas en ciudades de todo el país, las confederaciones sindicales e indígenas convocan a nuevas manifestaciones esta semana. La oposición llama a una marcha el 25 de junio.

“La mayoría de los ecuatorianos no recibirá una herencia en su vida. Pero la minoría absoluta dueña del poder económico y de los medios de comunicación dice que estamos atentando contra las familias”, así explicaba en Bruselas el propio presidente ecuatoriano Rafael Correa la tensión que vive en estos momentos su país.

¿De qué se trata?

La controvertida ley propone un impuesto de 2,5% para herencias entre 35 mil 400 a 70 mil 800 dólares; uno de 7,5% para herencias entre 70 mil 800 y 141 mil 600; uno del 17,5% para montos entre 141 mil 600 y 283 mil 200; de 32,5 hasta los 566 mil 400.Las herencias que superen este límite, pagarían hasta 47,5%.

La ley de plusvalía prevé gravar la ganancia extraordinaria de terrenos privados gracias a inversiones estatales.

Tiempos difíciles

“La medida tiene no sólo una intencionalidad económica, sino también política: posicionar al gobierno como defensor del pueblo en contra de los intereses económicos de los conservadores adinerados. Hubo un error de cálculo político pues no consideró que una cantidad respetable de personas iban a protestar contra dicha medida”, explicó a DW Santiago Basabe, politólogo de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO).

En su opinión, lo que hay de fondo es que “el gobierno atraviesa un tiempo complicado, esencialmente por los problemas económicos derivados de la caída del precio del petróleo y la falta de ahorro público en los momentos de bonanza”.

“Como consecuencia, ha puesto en práctica algunas medidas de ajuste. Entre ellas estaba el incremento de impuestos a la herencia”, afirma el investigador.

A pesar de que, según fuentes oficiales, la medida no afectará a más del 2% de la población. Pero, por ejemplo, que una casa de interés social esté valorada en 40.000 dólares hace temer a las capas medias.

“El impuesto a las herencia y plusvalía son los últimos de una cadena: reducción de utilidades a los trabajadores, reducción del salario a servidores públicos, toma de fondos de varios gremios, entre ellos el de los maestros”, declaró al diario La Hora Jaime Nebot, alcalde de Guayaquil, bastión de la oposición.

Belgien EU-CELAC Gipfel Raphael Correa

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, en la Cumbre Empresarial UE-CELAC en Bruselas, junio 10 de 2015

Según aducen las diferentes convocatorias, entre las causas para protestar están también controvertidas leyes sobre Agua y Tierras, la latente reelección indefinida y nuevas regulaciones para las islas Galápagos.

Sólo el detonante

Los proyectos de ley “han sido solo el detonante para que explote el descontento de algunos sectores sociales, no solo por las medidas de ajuste económico, sino también por el ambiente de permanente intolerancia política que nace desde el gobierno”, agrega Basabe.

“Como cualquier político, el presidente dirá que hay manipulación, pero las manifestaciones se han dado en todo el país”, afirma el analista de un país que desde la década de los 90 hasta que llegó Rafael Correa al poder hizo frecuente y, a veces, exitoso uso de la protesta callejera.

“Se ha revelado no sólo el descontento de la gente por los proyectos de ley mencionados, sino además que las protestas ciudadanas en las calles, como mecanismo de presión, han vuelto a la política ecuatoriana”, concluye Basabe.

DW recomienda