1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

La Policía mexicana responde ante acusaciones de "masacre"

Ante la desproporción entre el número de fallecidos en un enfrentamiento entre presuntos delicuentes y policía el pasado viernes, los familiares de las víctimas dijeron que se trató de "ejecuciones" extrajudiciales.

Los 42 presuntos delincuentes muertos el pasado viernes en un tiroteo con la policía federal en un rancho en el oeste de México murieron por disparos hechos "a distancia" por los agentes. Así lo confirmó hoy (25.05.2015) el comisionado nacional de seguridad, Monte Alejandro Rubido, descartando así que en aquel enfrentamiento, en el que solo murió un policía, hubiese habido "ejecuciones". Familiares de los muertos consideraron que hubo una "masacre", en base a la desproporción entre el número de fallecidos de uno y otro bando y a que algunos cuerpos quedaron "irreconocibles".

"Yo lo puedo decir y las pruebas de balística lo están señalando que el enfrentamiento se da a distancia", aseguró Rubido durante un encuentro con corresponsales de medios internacionales en la sede de la Comisión Nacional de Seguridad en Ciudad de México. Según afirmó, en las pruebas de rodizonato de sodio, con las que se determina si una persona disparó un arma de fuego, los presuntos delincuentes "todos dieron positivo".

Además de los 42 muertos, dos de ellos calcinados al incendiarse una bodega donde se almacenaba combustible, hubo tres detenidos. Rubido indicó que se rindieron, y se presume que otros podrían haber escapado. El comisionado de seguridad dijo que en el rancho, situado entre los municipios de Tanhuato y Ecuandureo en el estado de Michoacán, había algunas hondanadas en las que se refugiaron los civiles armados y afirmó que los disparos se hicieron "a ras de tierra".

La Policía se defiende de las acusaciones

"Ellos dispararon, corrían, se escondían", dijo. Aunque para el operativo policial se desplegaron dos helicópteros Black Hawk, afirmó que "ellos no disparan contra las personas", sino que solo actúan cuando es necesario en "labores de contención". El tiroteo se produjo cuando policías federales investigaban una denuncia presentada el jueves por la propietaria del Rancho del Sol por la invasión de su propiedad por parte de personas armadas desde el lunes anterior.

En el rancho no había en ese momento personal, según Rubido, ya que el capataz y presuntamente otros empleados lo habían abandonado ante esta incursión. El jefe de la policía federal mexicana, Enrique Galindo, negó hoy también en declaraciones a radio Fórmula "categóricamente" que hubiese habido ejecuciones. "No hay una sola ejecución, lo digo categóricamente", dijo Galindo, comisionado general de la policía. "Aquí hubo un enfrentamiento demostrado, claro", indicó. "La policía actuó con mucho cuidado, con precaución", afirmó, al explicar el escaso número de bajas por parte de la policía. "La sorpresa vino de nuestra parte", dijo, pero "ellos en ningún momento deciden rendirse, dejar las armas ni dejar de disparar". Galindo agregó que los civiles estaban "descontrolados, desorganizados" frente a una policía bien entrenada, pero aun así dispararon con armas de alto poder y se enfrentaron a las fuerzas de seguridad "de manera frontal".

MS (dpa/efe/Reuters)