1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

La odisea de Topolanek

El gobierno de Mirek Topolanek estuvo siempre en la cuerda floja desde que ganó las elecciones debido a su escaso margen de ventaja en los comicios. Los euroescépticos checos podrían ser los beneficiados.

default

Mirek Topolanek en el Parlamento Europeo.


La crisis en la República Checa no supone motivo de pánico para los europeos. Se trata del tercer país, después de Dinamarca e Italia, cuyo gobierno se ve obligado a renunciar durante el ejercicio de la presidencia en turno de la Unión Europea. El gobierno de Mirek Topolanek cayó el 24 de marzo, tras negarle el Parlamento checo un voto de confianza. Topolanek mismo aseguró que la crisis de su gobierno no tendrá ningún impacto en su gestión al frente de los Veintisiete y se comprometió a continuar su trabajo en la presidencia de la Unión Europea.

Pese al tono de optimismo, los europarlamentarios consideran el caso checo más problemático que los dos anteriores, pues la Constitución checa no contempla ningún plazo bajo el cual, el presidente Vaclav Klaus, un conocido euroescéptico, deba llamar a la conformación de un nuevo gobierno.

Vaclav Klaus und Mirek Topolanek

El presidente checo, Vaclav Klaus y el todavía primer ministro, Mirek Topolanek.

Nunca le fue fácil gobernar

Cuatro veces intentaron los socialdemócratas y comunistas derrocar a Topolanek a través de una moción de censura. El hábil estratega, que condujo durante dos años una coalición tripartita de verdes y conservadores, siempre supo salvar a su gobierno. Sin embargo con una escasa mayoría nunca le fue fácil gobernar y en la última moción de censura ya no pudo evitar la caída, su gobierno cayó por un solo voto de diferencia. El incidente muestra de manera ejemplar el egoísmo partidista que impera en algunos países del Centro y Este de Europa que obstaculiza un desarrollo estable.

No sorprende que Hungría, Rumania y Letonia, tres países miembros de la UE necesiten urgentemente de fondos del Fondo Monetario Internacional (FMI), situación que expertos adjudican a la parálisis política provocada por los partidos en los procesos de toma de decisión.

Aunque no hay pánico, sí hay preocupación por la posición de fragilidad de la República Checa de cara ante importantes negociaciones, no sólo dentro de la Unión Europea. Praga negocia con Washington el establecimiento de un radar antimisiles estadounidense en territorio checo. Aunque no hay certeza sobre la postura de Barack Obama, lo más probable es que el proyecto acabe cancelado.

Grafik Geplantes US-Raketenschild in Tschechien und Polen englisch Raketenabwehrsystem englisch Grafik Olof Pock / DW

Gráfico sobre el radar anti-misiles que debía instalarse en territorio polaco y checo.

Mitad de su gestión

El 5 de abril está previsto que se celebre en Praga una cumbre entre la Unión Europea y Estados Unidos con la presencia del presidente Barack Obama. Todavía para esta semana está programada una reunión informal con los ministros del Exterior de la UE, en la ciudad bohemia de Hluboka nad Vlatavou.

El presidente Vaclav Klaus tendrá que encargar la conformación de un nuevo gobierno. El nuevo primer ministro podría ser nuevamente Topolanek o algún político más próximo a Klaus. Aunque el presidente checo es un acérrimo opositor al Tratado de Lisboa, las encuestas demuestran que la aceptación a la Unión Europea entre los votantes conservadores cercanos a Klaus ha aumentado considerablemente en los últimos años.

Topolanek, un entusiasta pro-europeo, logró que el Parlamento ratificara el Tratado de Lisboa en febrero, pero falta la luz verde del senado, cuya votación está prevista para abril. Al final el documento llegará a la mesa de Vaclav Klaus, quien deberá decidir si el Tratado entra o no en vigencia. Sin la firma del jefe de Estado el documento no tiene ninguna validez. La presidencia checa de la Unión Europea concluye el 30 de junio, cargo que ejercerá Suecia a partir del 1° de julio.

´

Autora: Eva Usi

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda