La obesidad se convierte en epidemia en la UE | Sociedad | DW | 18.05.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

La obesidad se convierte en epidemia en la UE

Cincuenta por ciento de los habitantes de la Unión tiene sobrepeso y entre ellos aumenta el número de personas que padece obesidad patológica. La Comisión Europea quiere combatir este oneroso problema sanitario.

En todos los países de la Unión Europea (UE) se ha registrado durante décadas un marcado aumento de la población con sobrepeso. Y tanto la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como la Organización Mundial de la Salud (OMS) han hecho sonar la alarma al percatarse de que la obesidad patológica adquiere los rasgos de una epidemia. Hungría lidera el ranking de las naciones comunitarias con mayor cantidad de ciudadanos obesos; Gran Bretaña, Malta e Irlanda le pisan los talones; y Bruselas insta a convertir este tema en asunto de Estado.

Después de todo, la obesidad patológica amenaza con erigirse en un oneroso problema de salud pública para casi todos los socios de la UE. “Aunque los Estados miembros del bloque comunitario responden por sus respectivas políticas sanitarias, la Comisión Europea quiere enfrentar esta situación junto con cada uno de ellos”, dice Reinhard Hönighaus, uno de los voceros de ese órgano. La Comisión Europea ha ofrecido recursos económicos para financiar proyectos que fomenten una alimentación saludable.

El programa en cuestión incluye acciones como la repartición de fruta y leche en las escuelas o la celebración anual del Día Europeo contra la Obesidad, para llamar la atención de la opinión pública hacia la importancia de mejorar los hábitos alimenticios y monitorear el peso propio y el de los niños. “Los más jóvenes son más permeables a la información sobre cómo alimentarse de manera balanceada. Si los alcanzamos con nuestros programas, tenemos mayores probabilidades de cambiar u optimizar sus hábitos alimenticios”, sostiene Hönighaus.

Comer bien exige más energía y dinero que consumir lo que está al alcance de la mano y del bolsillo de la mayoría de las personas.

Comer bien exige más energía y dinero que consumir lo que está al alcance de la mano y del bolsillo de la mayoría de las personas.



Alimentarse mal es cada vez más fácil

Stefanie Gerlach, portavoz de la Sociedad Alemana de Obesidad, tiene sus dudas al respecto. “Por sí solas, las campañas de educación e información no son suficientes para contrarrestar los efectos de un entorno que fomenta el sobrepeso”, señala la experta. A su juicio, las dietas poco balanceadas se masifican cada vez más porque la disponibilidad y la oferta de alimentos saludables es cada vez más restringida y costosa. Comer bien exige más energía y dinero que consumir lo que está al alcance de la mano y del bolsillo de la mayoría de las personas.

Varias iniciativas concentradas en reducir los niveles de obesidad de la población alemana han surgido en las últimas décadas, pero ninguna parece haber ejercido efectos positivos considerables. La Comisión Europea insiste en que la industria alimenticia debe integrarse activamente a esa tarea, voluntaria u obligatoriamente. Hönighaus propone estampar los valores nutritivos de los alimentos en los empaques. Gerlach está de acuerdo, pero sólo si la información en cuestión es presentada de una forma clara y completamente comprensible.

“El mercado está inundado de productos cuyos empaques están saturados de información sobre sus supuestos valores nutritivos y, a pesar de eso, la gente no sabe qué hacer con esos datos”, explica Gerlach, añadiendo, sin embargo, que medidas de mayor dureza podrían contribuir a mejorar la situación. Por ejemplo: prohibir el mercadeo de productos que engordan cuando su target es un público infantil.

Autores: Sabrina Pabst / Evan Romero-Castillo
Editor: Diego Zúñiga

DW recomienda