1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

La natación alemana quiere renacer en Barcelona

Las medallas conquistadas por los deportistas alemanes en el primer fin de semana del Mundial de Natación, que se celebra en Barcelona, indican que se ha aprendido del fracaso en los pasados Juegos Olímpicos.

Los alemanes Sascha Klein y Patrick Hausding saltan por la medalla de oro en Barcelona.

Los alemanes Sascha Klein y Patrick Hausding saltan por la medalla de oro en Barcelona.

Londres 2012 fue para los nadadores alemanes una amarga experiencia. Atletas, entrenadores y directivos, regresaron a casa escasamente con una medalla en el equipaje. Las maletas estaban más llenas con quejas y frustraciones. Los nadadores volvieron a Alemania cargados con un balance que ellos mismos calificaron de “desastroso”, y la necesidad de introducir cambios en la manera de trabajar.

Los primeros pasos

La sorpresiva medalla de oro ganada por Patrick Hausding y Sascha Klein en el salto sincronizado desde la plataforma de 10 metros, confirma a la Federación Nacional de Natación (DSV, por sus siglas en alemán) que las medidas tomadas en este último año para corregir el rumbo han sido las correctas.

Los especialistas no contaban con la victoria de Hausding y Klein, que significó también la primera que Alemania consigue en un Mundial en esa categoría. Especial merito tuvo el hecho de que los alemanes enfrentaron en la final a los campeones olímpicos, el dúo chino compuesto por la Cao Yuan y Zhang Yanquan.

“Es una locura. ¡Soy campeón mundial! En estos momentos todo lo demás me da lo mismo”, reaccionó Hausding, quien no es el único alemán feliz por haber alcanzado un lugar en el podio de premiaciones. Al igual que él, y su compañero Klein, celebró también Thomas Lurz, quien se colgó bronce en los cinco kilómetros en mar abierto. El balance alemán de los primeros dos días es más que positivo: dos medallas en seis finales.

Errores detectados

Faltando casi dos semanas de competencias, la natación alemana ha cumplido ya una cuarta parte de sus propósitos en Barcelona. La DSV estableció como meta para los Mundiales lograr un máximo de 8 medallas, y un mínimo de cinco. Dos de ellas tienen nombre propio, Thomas Lurz, quien ya obtuvo una. Alemania, según los cálculos de las directivas de la natación, debe tomar parte en no menos de 10 finales para poder hablar de un balance positivo.

Los objetivos, que a primera vista no lucen ambiciosos, reflejan el cambio que está en pleno proceso de gestación en la Federación Alemana de Natación, que en los últimos doce meses dedicó muchos esfuerzos a aclarar el fracaso en Londres 2012.

De hecho, a mediados del mes de mayo, cuando los atletas se encontraban en la fase más intensa de sus prácticas con miras al Mundial, la DSV publicó un estudio de 21 páginas en las que plasmó los errores que desembocaron en los malos resultados durante los pasados Juegos Olímpicos.

El comité de la DSV que elaboró el documento señaló como causa principal del retroceso de la natación alemana los entrenamientos mal diseñados, que derivaron en deficiencias en la condición física y resistencia de los nadadores.

Las medidas correctivas se tomaron a tiempo, y en lo que va del Mundial de Natación en Barcelona los atletas alemanes son protagonistas, ganando incluso medallas de oro en categorías en las que nunca antes lo habían logrado.

DW recomienda