1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

La muerte de un espadachín literario

Hellmut Karasek nunca se encerró en su torre de marfil y contribuyó a llevar la cultura al grueso del público. A los 81 años ha muerto uno de los críticos literarios más famosos de Alemania.

Un colega lo definió como un refulgente pez en el estanque de los grises críticos literarios. Sumamente ilustrado y agudo, mantuvo sin embargo la necesaria distancia con su oficio. Eso le permitió bromear públicamente sobre el tema. La risa fue siempre parte de su arsenal.

Hellmut Karasek era uno de los críticos literarios más conocidos de Alemania. También escribió novelas, libros sobre cine, incontables artículos para periódicos y dictó muchas conferencias. Pero lo que lo hizo saltar a la fama para el grueso del público fue su participación en un legendario programa de televisión: el “Cuarteto Literario”. Una vez al mes, cuatro críticos ofrecían allí al público un ameno y por lo general encendido debate sobre literatura. Pertenecía al equipo estable, junto al “Papa de la crítica literaria” en Alemania, el ya fallecido Marcel Reich-Ranicki, temido por sus comentarios lapidarios y admirado por la agudeza de sus juicios. También los de Karasek eran agudos, pero, en ese espacio, tenía un papel más conciliador.

Marcel Reich-Ranicki

El "Cuarteto Literario", un éxito cultural de la televisión alemana.

Exitosa carrera

Hellmuth Karasek nació en 1934 en una localidad de Moravia. Su familia escapó del Ejército Rojo hacia el este de Alemania y posteriormente, el joven Karasek abandonó la RDA. Ávido de cultura, se volcó al estudio. Comenzó su carrera periodística en el periódico Stuttgarter Zeitung, donde ascendió rápidamente a jefe de los especiales culturales. Trabajó luego en el prestigioso semanario Die Zeit, para pasar después a la revista Der Spiegel. A partir de 1991 dirigió allí la sección de Cultura. Pero no renunció por ello a escribir también para la prensa de boulevard. El popular diario Bild y la revista de farándula Bunte publicaban regularmente sus columnas.

Con monografías sobre famosos dramaturgos como Max Frisch, se ganó la fama de gran entendido en materia de teatro. Sus inmisericordes críticas eran sin embargo temidas por actores y directores. Con el seudónimo de Daniel Doppler cosechó también éxitos en Alemania como autor de piezas teatrales.

Mucho que recordar

A nivel internacional ganó prestigio con su biografía del director Billy Wilder, con quien sostuvo extensas conversaciones en Estados Unidos. En 1996, Karasek publicó su autobiografía “¡Go West!”, en la que manifiesta su entusiasmo por la cultura pop estadounidense y por la música norteamericana de la época de postguerra.

Karasek, en la gala de los premios Goldene Kamera, en 2013.

Karasek, en la gala de los premios "Goldene Kamera", en 2013.

En 2004, Karasek publicó los recuerdos de su infancia y su carrera, y en 2009 un libro de “Memorias eróticas”. Y sorprendió hasta a sus más enconados críticos con un apasionado “alegato a favor del heroísmo de la vida burguesa”.

Siempre con un guiño de ironía y una sonrisa a flor de labios, siguió ejerciendo de espadachín literario hasta avanzada edad. Frecuente invitado a programas televisivos de conversación, Alemania echará de menos la cultura y el humor de este hombre que nunca se encerró en la torre de marfil de la crítica literaria.

DW recomienda